Depilación de cejas

LAS CEJAS

Las cejas son el marco que rodea al ojo y son también uno de los elementos fundamentales para conseguir una armonía, una proporción y un aspecto ordenado del rostro. No se puede conseguir un resultado óptimo de la estética de la cara si las cejas fallan porque están desajustadas, son insuficientes, asimétricas o están mal situadas dentro del área facial.


PRINCIPALES FORMAS DE CEJAS Las formas de cejas pueden ser variadas, existiendo casos y tipos mezclados entre ellos. Las principales tipologías son:

1. Anchas pero poco pobladas: Generalmente presentan este tipo de cejas personas con piel y pelo claro, pero también podemos encontrarlas a veces en personas con cabello oscuro. El pelo de la ceja suele ser liso y suave con poco espesor, haciéndose necesario el maquillaje para acentuarlas.

2. Finas y arqueadas: La característica principal se esta ceja es la de la línea curva. Esto es así a veces por características propias o porque una excesiva depilación, sobre todo en la parte central, le da esa configuración, alzándola demasiado en ocasiones.

3. Anchas y rectas: Es una ceja que puede resultar un poco masculina. Unida a unos rasgos pequeños y suaves, por lo general puede funcionar o aparecer agradable y estético. Pero en el caso contrario, es decir, unido a unas facciones grandes y no tan suaves, podría aportar excesiva dureza al rostro masculinizándolo.

4. Picudas o triangulares: Resultan muy estéticas y femeninas. La abertura de su ángulo, la longitud de su extremo o cola y la acentuación de su vértice, pueden determinar muchas otras modalidades y aspecto de la ceja.

5. Fuertes y arqueadas: Es una ceja bonita de la que se puede sacar mucho partido pues tiene longitud, espesor y curvatura suficiente para realizar bien cualquier diseño que necesitemos desde el punto de vista del visagismo, para mejorar el rostro de la persona que las luzca e incluso, si se considera oportuno, respetar su línea general.


Desde el punto de vista fisiológico, las cejas están ubicadas en la parte inferior de la frente y sobre el arco ciliar, con la finalidad exclusiva de proteger los ojos de riesgos tales como el posible deslizamiento del sudor en la frente hacia ellos o también como mitigantes de la luz por la leve función de visera que cumplen cuando fruncimos los músculos frontales en situaciones de excesiva luminosidad.

Una vez repasadas las principales tipologías que de ellas podemos encontrar y que podemos resumir en fuertes, medias y suaves, dependiendo del grosor, color y espesor del pelo. Lo importante es que estén adaptadas a la tipología del rostro.

En primer lugar, y como norma general, para que una ceja se considere correctamente conformada deberá tener forma de “coma”, es decir: comenzará más gruesa, se afinará gradualmente hacia la mitad y finalizará sensiblemente más fina. Pero también deberá cumplir una serie de parámetros para equilibrar y organizar la zona de los ojos.

1. El inicio o comienzo de la ceja lo marcará una línea vertical (A-B) que ha de pasar por la aleta de la nariz y el lagrimal, marcando así el punto donde la ceja deberá empezar. Eliminaremos con la pinza de depilar los pelillos que sobrepasen esta línea, maquillando por el contrario para “acercar” el inicio de la línea vertical trazada, si no se cumpliera este parámetro.

2. El final de la ceja o cola de la ceja lo indicará la línea diagonal (C-D) que pasa por la aleta de la nariz y la parte externa del ojo. La prolongación de esta línea, “cortará” la trayectoria de la ceja marcando el punto exacto donde ésta debe terminar. Entendemos que si los pelitos de la ceja no llegaran a este punto, tendríamos la ceja corta y deberíamos suplir con maquillaje su escasa longitud. Si por el contrario los pelitos de la ceja se excedieran o sobresalieran de esta línea, deberíamos eliminarlos con la pinza de depilar.

3. Vértice. La ceja tiene una zona en la que su trayectoria debe elevarse (hacia su parte media) y otra en la que esta trayectoria baja con suavidad. El punto donde la ceja alcanza su mayor altura estará localizado en una zona concreta y debemos además prestar atención a este factor porque de él depende en gran medida el resultado de todo el conjunto. Debemos colocar a la modelo de forma que nos mire completamente de frente y trazaremos imaginariamente una línea vertical (E-F) que pase por el extremo exterior de su iris. Donde esa vertical corta a la ceja debe estar el punto más alto de ella. Será a partir de ese punto donde deberemos eliminar sin miedo, pero sin pasarnos, mayor cantidad de pelo por su parte inferior, afinándola, si queremos conseguir que la ceja suba óptimamente y tenga curvatura. Algunos visagistas desplazan el vértice hacia zonas más exteriores de esta línea básica para conseguir efectos de elevación del rostro. Esto puede ser interesante en casos de ojos caídos, rostros de personas mayores… pero si abusamos de esta técnica la parte inferior del rostro puede parecer de rasgos más descendentes por el contraste creado.

4. Ubicación. La ceja se asentará sobre la línea horizontal (G-H) sobre la que apoyará su inicio y su final. Esto es de forma general aunque también se puede levantar ligeramente el extremo o cola de la ceja para hacer que el rostro se eleve. Esto aporta un efecto rejuvenecedor positivo, pero podría ser negativo como en el caso anterior.

5. El grosor. Para actuar correctamente en lo referido a afinar o no la ceja, prestaremos atención al tamaño del iris. Ese tamaño lo trasladaremos imaginariamente hacia la parte media del párpado (J) mientras observamos a la modelo con los ojos abiertos.


Se considera fina o estrecha una ceja cuando su ancho no supera los 8 mm en su inicio y los 3 mm en su final.

La técnica del recorte es una operación complementaria que puede mejorar considerablemente la forma ceja después de depilarla. Este procedimiento está indicado cuando las características de la ceja como la longitud y fuerza del pelo no permitan obtener un aspecto ordenado.

El modo de proceder es el siguiente:

Una vez obtenida la forma adecuada mediante la depilación con pinzas, peinar enérgicamente el pelo de las cejas hacia arriba. Con una tijera pequeña realizaremos el corte de la porción de pelo que sobresalga de la forma general de la ceja por su parte superior. Para realizar el corte apoyaremos la hoja inferior de la tijera sobre la piel sin invadir el área de la propia ceja. Luego peinaremos la ceja.

Las cejas masculinas no deben quedar perfectamente limpias. Para ello depilaremos las líneas en zigzag. A esto se le llama limpieza de la ceja más que diseño.

Quizá te interese