Maquillaje de efecto bronceado

Este fin de semana he impartido un curso en Kokoro. Fue una clase monográfica dedicada a los diferentes tipos de productos para hacer un maquillaje que confiera al rostro un efecto bronceado. Y no hablo de dar contorno al rostro, sino de darle ese toque de sol tan favorecedor.

Lo más típico para ello son los polvos de sol. Si bien, hay infinidad de productos con los que conseguir ese toque de sol sobre nuestra piel.

Aquí os muestro tres técnicas muy sencillas y que emulan distintos tipos de bronceado.

La más clásica y la que se suele utilizar por la mayor parte de la gente, es la técnica del 3 vertical. Con esta técnica, si que conseguimos además de broncear, dar contorno al rostro. Sería un dos en uno. ¿En qué consiste esta técnica? Pues como su nombre indica se dibuja el número 3  de forma vertical, a ambos lados del rostro. El punto de inicio es el centro de la frente y bajas hacia la sien. Continúas bajando hacia el pómulo y antes de llegar a la nariz (dejamos un par de dedos desde la nariz) vuelves hacia atrás por la misma zona del pómulo y bajando por el lateral del rostro hacia la barbilla. Se repite la operación en el otro lado del rostro.  Luego damos un pequeño toque sobre el puente de la nariz. El efecto conseguido sería algo así.


Ahora vamos a dar a nuestro rostro, un tipo de bronceado muy favorecedor. Vamos a emular un paseo por la orilla del mar. Por tanto, el sol incidirá con mayor énfasis sobre nuestra parte central de la frente, pómulos, nariz y barbilla. Dibujaremos un tres horizontal de sien a sien pasando por los pómulos y la nariz. Luego un toque en la frente y otro en la barbilla y ¡listas!



Y por último,  propongo ese bronceado que se nos queda al tomar el sol tumbaditas en la piscina. De manera que el sol incide de forma directa sobre nuestra zona T. Esta técnica es la que quizá esté menos extendida, pero tenéis que probarla, porque su efecto es natural y muy favorecedor.

Por supuesto, que antes de aplicar el producto para dar toque de sol a nuestro rostro, previamente habremos trabajado la prebase y el fondo de maquillaje. Y posteriormente, vestiremos las mejillas con el rubor correspondiente, para aportar frescura al rostro. De este modo, lucieremos una piel bonita e impecablemente natural.



Y os dejo una foto de una de las alumnas del curso a quien le hicimos un maquillaje muy natural y muy sencillo, a mi opinión muy favorecedor para los días estivales en los que nos apetece vernos con buena cara sin vernos excesivamente maquilladas.

A Sara le aplicamos una prebase iluminadora en tono blanco nacarado de Jorge de la Garza por todo el rostro. Luego aplicamos la base de maquillaje face and body de Mac, es muy ligera, transparente y además es resistente al agua y a los roces. Perfecta para esta época del año. Luego, con la segunda técnica que os he explicado, le dimos tono bronceadito al rostro y seguimos maquillando sus mejillas con dos coloretes minerales de Mac, uno en tono melocotón y otro en tono rosa bebé. Aplicamos el rosita en el centro de las mejillas y luego lo difuminamos con el tono melocotón.

Los ojos están delineados con un paintstick y luego ligeramente iluminados con un pigmento dorado de Kryolan.

Los labios están maquillados con gloss transparente y en el centro, un toquecito del mismo pigmento dorado que empleamos para iluminar los párpados.
¿qué os parece el resultado?



En cuanto a los productos a utilizar, pueden ser polvos de sol, fondo de maquillaje con un par de tonos más que el nuestro habitual, puede ser un corrector de ojeras oscuro, puede ser un modelador de rostro, polvos compactos o sueltos con color, las cremas con acabado en polvo que están tan de moda, mouses... etc... La textura a utilizar es lo de menos, porque lo importante es hacer siempre con mucha suavidad y mimando nuestra piel con la brocha. Elegiremos preferentemente brocha gordita para hacer este tipo de maquillaje, ya que de esta forma, vamos a evitar líneas marcadas, sino que obtendrmos sinuosidad de formas.

Personalmente adoro un proucto en especial, el Bronze Universel de Chanel. Es uno de esos productos que si se usa bien, es simplemente maravilloso. Se trabaja súper bien, confiere un acabado natural y mate, pero transparente y sutil. Es modulable en intensidad... en fin, lo adoro.

Como polvos de sol propiamente dicho, me gustan muchísimo los de Jorge de la Garza ¿por qué? Porque los hay en diversos tonos y encuentras el que más favorece a tu piel y porque son completamente mates y súper naturales.

Con brillitos, suelo utilizar los mosaicos o los meteoritos de Oriflame . Los hay en tono rosadito y en tono más dorado, a gusto del consumidor. Personalmente, me quedo con los doraditos, me parecen muy bonitos. Son sutiles en cuanto a tono y brillo.

¿Y por qué esta manía mía por lo mate? Pues muy fácil de explicar, porque poner brillo es muy sencillo, sin embargo, si el producto que estás aplicando ya tiene brillo ¿cómo se lo quitas si no te quieres ver con brillos? Es imposible. Por tanto, por versatilidad, me quedo con los productos mates y luego complemento con un iluminador si me apetece darle un efecto brillantito al rostro.

Quizá te interese