Protección total, bronceado seguro


Mi amiga Beatriz, me sugirió una entrada en la que hablase de protectores solares y de autobronceadores. Bueno, pues aquí va...

Tal y como os decía hace unos días, la protección total frente al sol, si hay exposición, no existe. Por tanto, podemos prevenir en la medida de lo posible los efectos del sol en la piel, pero no existe un bloqueador absoluto de las radiaciones solares.

Personalmente, considero que los protectores solares se han de adquirir en farmacia. Pero como siempre, esto es una opinión personal. Hay quien compra en el súper sus protectores solares y está tan contenta. A mi, me dan más confianza los de farmacia, soy así de especialita.

Habitualmente utilizo los de Isdin tanto para facial como para corporal.

Además esta casa ofrece una gama de productos muy amplia que se adecúa perfectamente a todo tipo de usuarios y de caracterísiticas de piel. Hay desde productos pediátricos hasta productos de maquillaje con protección 50.

Este año, me he decidido a cambiar de marca de protector solar para facial ¿por qué? pues porque una ya va teniendo sus años y la piel sus necesidades más específicas jajajajajaja. Había leído muy buenas críticas sobre el protector solar Soleil Divin 50 UVB+UVA de Caudalíe. Además de protección solar ofrece tratamiento antiedad, antioxidante y también es hidratante. Repetiré, porque me está gustando mucho.

Lo que no pienso cambiar, es la base de maquillaje compacta de Isdin. Me encanta para esta época de calor que nos llega. No tiene gran cobertura, pero yo tampoco la echo en falta porque no la necesito. Deja la piel preciosa, tiene protector 50 y además por su cómodo formato con espejito y esponjita incoprporada, se puede llevar en el bolso para renovar la protección solar en cualquier momento y lugar.

Utilizar un factor de protección solar muy alto, no es sinónimo de no broncearse, sino de hacerlo con seguridad. En cualquier caso, siempre es aconsejable elegir el producto adecuado a nuestro fototipo de piel y dependiendo del uso que le vamos a dar, renovar las aplicaciones con frecuencia y sobre todo evitar la exposición en las horas centrales del día (de 12 a 16 horas). De este modo, consigues un bronceado bonito y duradero.

Una opción a tener en cuenta también son los autobronceadores. La gran ventaja, es que nos vemos morenitas en poco tiempo, el inconveniente, que si no somos extremadamente cuidadosas al aplicar el producto, nos pueden quedar manchas ya sean claras u oscuras

Sobre este tipo de productos, puedo opinar poco, porque no soy consumidora habitual. Puedo hablar del hydrating moisturising summer effect de Comodynes. Huele súper bien, dado que no es una textura muy untuosa se aplica fácilmente y se absorve en seguida sin quedar la piel pegajosa. Y algo también importante, confiere a la piel un acabado doradito, no el típico color naranja ladrillo.

Si debo elegir uno de los que he probado, me quedo con el de Clarins. Esta casa suele tener productos muy buenos (aunque con los precios no tan buenos). Sus texturas son muy ligeras y agradables y sus aroma son muy ricos. El tono de la piel, precioso... simplemente perfecto.

Desaconsejo absolutamente el de Estee Lauder. Para empezar, es un autobronceador intensivo. Quiere decir que en un tiempo muy corto, el color sube muchísimo. Pero no un tono natural y bonito, sino tono labrillo. Así que si quieres lucir un precioso autobronceado de color ganchito, este es tu producto. Por otro lado, para la el resultado que ofrece, su precio en mi opinión es excesivo.

Otro que descarto (o como diría Miss Potingues, va de cabeza a Miss Descartes jajajajaja) es el de Loreal, Nutridoré creo que se llama. A mi me provocó una reacción alérgica brutal. Así que no apta para pieles sensibles. Factor importante a tener en cuenta si eres de las que padece por su piel.


También existen en el mercado hidratantes con efecto de autobronceado progresivo. Os comento sobre algunos que he probado.

La de Bottega Verde, para ser sincera, a nivel de hidratación bastante normalita y pero el tono que deja en la piel es muy bonito. Su aroma es así como cítrico, fresquito y ligero.

La de The Body Shop lleva manteca de cacao y derivados del trigo. Esta como hidratante, mucho mejor que la anterior, pero de olor me resulta más cargante y al ser una manteca, tarda más en absorverse y de cara al verano, la encuentro un poco pesada.

Por ejemplo el autobroceador de Dove, también me gustó y de precio sale más económico que los anteriores, así que lo veo una buena alternativa para quienes no se quieran gastar mucho dinero.

La crema facial autobronceadora de Bioderma, la compré en farmacia y es un producto específico para pieles deshidratadas. Es una cremita muy hidratante, de textura ligera y no comedogénica, por lo que para aquellas personas que tengan la piel mixta o grasa, es ideal también. Esta no es de uso diario, sino que se aplica a días alternos.

La gran ventaja de este tipo de cremas es que al ser bronceado progresivo, evitamos que nos queden manchas, ya que dificilmente en las sucesivas aplicaciones nos vamos a dejar siempre el mismo rinconcito sin aplicar la crema.

La desventaja, que no se trata de un producto autobroceardor al uso, por tanto, su capacidad de teñir la piel, es bajita. Si buscas un bronceado rápido, este tipo de productos no son lo que buscas. Esto es más bien para prolongar el bronceado ya adquirido o para romper el blanco de la piel.

Como curiosidad, deciros que yo probé un par de veces el bronceado mediante pulverización de extracto de caña de azúcar y me fascinó. Hay dos tipos de producto en función del tono inicial de tu piel (pálida o morenita), pero además, el nivel de color se sube según gustos. Quiere decir que con el producto para pieles blanquitas puedes obtener un ligero bronceado o un bronceado intenso dependiendo de la cantidad de producto que te aplican. Por supuesto, para pieles ya morenitas naturales, el producto para pieles oscuras es igual de maravilloso.



Quizá te interese