Semana 1



Como os expliqué estos días atrás, en la entrada que titulé  Operación ¿salud o bikini? he puesto en marcha un plan de ataque a mis kilos de más y mi salud de menos, y ya llevo una semana trabajando en ello y por ello.

Ha sido una semana divertidisima, hemos contado ProPoints de todo lo que ha caido en nuestras manos.  Y digo HEMOS porque tengo a la familia y a los amigos implicados en mi proyecto y esto me ayuda y me da ánimo. Es mucho más fácil perder peso cuando la gente de tu entorno te apoya y no te dificulta la labor. Y no se trata de contarlo a los cuatro vientos, sino de hacerlo a quienes te sientas vinculada y su apoyo te sirva de pilar.

Tendemos a "ocultarlo" por el miedo a fracasar por enésima vez y tener que escuchar la tan odiosa frase de ... "ya sabía yo que tú no lo ibas a conseguir"... "es que con un niño pequeño es muy dificil hacer régimen"... "es que estando todo el día en casa acabas pecando"... "si es que a ti te pasa como a mi, que no tienes fuerza de voluntad"... "te acabarás cansando como siempre pasa"... y frases por el estilo que se digan o no con maldad, acaban minándote el ánimo. 

Pero creo, que ese tipo de pensamientos negativos van encarados hacia las dietas propiamente dichas ¿me explico? Hacia esas dietas que te prometen lo que luego dificilmente se cumple... dietas del tipo de pierdeloquetesobraentresdias, solopuedescomeralcachofasynabos,  pastillasporlamañanatardeynoche, fácilsepierdeprontoserecupera... vamos, lo que vienen siendo dietas milagro.

Aunque realmente, cuando empiezas a comer de todo y sanamente, y a comer en cantidad abrumadora (sí, como impresionantemente más ahora que antes), pues se cambian las tornas. Porque como os decía el otro día, comerse un bombón después del café no es pecado, ni es vicio... es un placer!! De hecho, os estoy escribiendo esta entrada, con un paquetito de gominolas (mis favoritas son las de fresa :-P) al lado y mientras escribo voy y vengo a la bolsa. Increible pero cierto.  Y es que el paquete completo de gominolas han sido sólo 2 ProPoints y me las como porque yo lo valgo (y ahora soltaré graciosa y elegantemente mi larga melena al viento como en el anuncio de la archiconocida marca jajajajajajajaja)

Es la primera vez en mi vida que pierdo peso sin pasar ansiedad. Es cierto que he estado a dieta en otras ocasiones y que en algunas de ellas no pasaba hambre, pero ansiedad, ¡¡toda la del mundo!! Recuerdo una vez que a los dos o tres días de empezar una dieta soñaba con mandarinas y galletas María como si fuesen los manjares más inaccesibles del planeta.

¿Cual es entonces el secreto? Pues simple y llanamente, encontrar el equilibrio. Resulta mucho más fácil de lo que nos pensamos sobretodo cuando se cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales.




Y el resultado de esta primera semana, habiendo comido de todo (incluso pastitas de crema y chocolate, bombones, helados y bocadillos) es que he quitado de la maleta de mi cuerpo, dos kilos de exceso de equipaje. 

QUERER es PODER y lo que CREES, CREAS. Y yo estoy queriendo y creando en mí, una mujer sana y delgada. Espero os sirvan de algo mis opiniones y me gustaría también saber las vuestras.

Quizá te interese