Semana 6



Esta semana por motivos de trabajo, tampoco he podido asistir a mi reunión habitual de los martes. Así, que he utilizado las ayudas web de entulinea para encontrar una reunión que me viniese bien en lugar y horario. Si entramos en la web, podemos ver que hay a nuestra disposición un localizador de reuniones en el que se puede hacer elección por día o por horarios.

En el apartado de código postal, pones el  que te interesa en ese momento (casa, oficina, gimnasio...) dependiendo de dónde vayas a estar y te sale el listado de las reuniones que se hacen por tu zona. En cada una de las opciones que te aparecen, tienes la proximidad, el horario u horarios (hay centros en los que hacen varias reuniones a lo largo del día) y el nombre de la monitora que lleva la reunión.

Así pues, como os decía, inserté en la casilla el código postal del trabajo y anoté el día y el horario que me interesaba y fue así como encontré la reunión que se adaptaba a mis horarios esta semana.

Me parece una idea estupenda poder cambiar de reunión según las necesidades. ¿No os parece? Ya no tenemos la excusa para no acudir a nuestra cita con la báscula.

Con los tiempos que corren y los horarios que todos tenemos, es fácil que un día u otro, tengamos compromisos que se crucen con los horarios de nuestra reunión y opino, que a las reuniones hay que ir, sí o sí. No ya por obligatoriedad, sino por interés propio. Los temas que se tratan semana tras semana me parecen lo suficientemente interesantes como para no querer perdermelos.

Por otro lado, poder resolver tus dudas con la monitora, las ideas de menú que se dan, el material informativo y el factor psicológico son motivos de peso para seguir asistiendo a la reunión aunque sea en otro espacio y con otra gente.

Yo he estado ya en reuniones impartidas por por tres monitoras distintas y puedo aseguraros que el sistema de trabajo de cada monitora ha sido muy diferente. Cada una de ellas conoce a su grupo y sabe cómo motivarlo.

Por ejemplo, mi monitora habitual, Isabel (un besito guapa, que sé que me estás leyendo) siempre nos hace unas divertidas presentaciones en powerpoint. En una reunión con Isabel empezamos pesándonos, repasamos lo comentado en la reunión anterior, resolvemos dudas y comentamos cómo hemos aplicado esos conocimientos a lo largo de la semana, repartimos los premios (queda pendiente explicar qué es esto de los premios) y luego se trata el tema de la semana en cuestión y se comentan las recetas. Por ejemplo Isabel, nos incentiva con mensajes positivos en la reunión, o con sus mensajes de aliento al móvil, o con sus correos electrónicos... lo hace todo muy visual, fácil de recordar y muy intuitivo. Desde el día que llegué a su reunión, llevo una imagen plastificada de unos bonitos zapatos de tacón metida en mi cartera y cada vez que la abro, recuerdo que cada día me esfuerzo por estar estupenda y tengo su ayuda.

Mi amiga Silvia (otro beso enorme para ti por darme la oportunidad de verte en acción) hace una reunión mucho más personal y más cercana con sus socias. La reunión comienza con el peso y tras el peso, cada una de las personas, toman piedrecitas de colores de unas bolsitas a razón de una piedrecita por cada 100 gramos. Que resulta que has perdido 400 gramos, esas cuatro piedrecitas, van a un tarro de cristal con el objetivo de llenarlo antes del verano. Pero ¿y si resulta que esos 400 gramos los has ganado? pues las cuatro piedrecitas te acompañan toda la semana para que seas consciente y no te dejes ir. Cuando llegue el verano, Silvia regalará a sus socias un tarrito con todas las piedrecitas que cada una de ellas haya perdido para que sirva como prueba de sus avances en su particular "operación bikini". A mi me pareció una idea divertida ¿no os parece? Luego se comenta la semana y cada una de las personas asistentes a la reunión explica sus dificultades, sus progresos, su experiencia... Tras esto, Silvia va colgando imágenes en la pizarra que ilustran su ponencia. Otra cosa que me pareció genial, es que hay un libro que habla sobre la actitud positiva frente a la vida, que cada semana se lo lleva una socia para poderselo leer. ¿Os gusta la idea? a mi me encantó.

La reunión de hoy ha venido de la mano de Mireia (infinitas gracias por tu simpatía, acogimiento y tu amabilidad). Al llegar, nos hemos pesado y a pesar de que estoy con la regla la semana me ha ido genial en la balanza. Bueno, debo decir, que como habitualmente me peso los martes, pues esta semana ha tenido 9 días en vez de 7, asi que 2  días más para perder :-). Después de pesarme, Mireia ha guardado mi cartulina porque ha dicho que hoy me tocaba premio. ¡¡Bien!! Su reunión ha sido muy divertida, muy participativa y cada una decíamos la nuestra. A través de una pantalla, nos ha pasado unas diaposivivas que ilustrabn el tema de hoy. Me ha pareceido una sesión muy motivadora, incluso se lo he dicho al salir. Sí, me lo he pasado muy bien hoy, además el tema me ha parecido interesantísimo. Miriea nos ha hablado sobre cómo gestionar los recortillos que tenemos en la nevera. Una clase, en toda regla, de cocina de reciclaje. ¡Me ha encantado!



Y ¿por qué os he hablado de las monitoras y sus formas de hacer las reuniones? Pues porque en esto, como en todo, cada una tenemos nuestro propio estilo y eso es muy bueno. Hay que hacer las cosas a nuestra manera, porque es así como conseguimos hacerlas nuestras y sentirnos motivadas. Hacer las cosas a la forma de otro, más pronto o más tarde nos acaba cansando. ¿o no es cierto?

No creo que sirva de mucho ir a un centro de dietética y que te den los menus pensados, ideados, pautados y cerrados. No me gusta la idea de que tú misma no tengas nada que opinar sobre algo tan importante como es tu alimentación. Por supuesto los profesionales están ahí para ayudarnos y aconsejarnos, pero quizá sea más conveniente que nos enseñen a comer en vez de enseñarnos a leer los menús.

Como ya he comentado alguna vez, la gestión de tu puntos es lo que te hace tomar conciencia. Apuntarlo todo y saber lo que te supone cada cosa que comes, me parece muy instructivo.



Hoy quiero enviar desde aquí un mensaje de ánimo a mi amigas y compañeras María Cumbre, Eva Valero y Montse Linares que acaban de empezar con entulinea y están muy ilusionadas. ¡¡Venga chicas!!


Y bueno, ya para despedirme, os diré que de la maleta de mi cuerpo, hoy saco 3 kilos de equipaje. Y ya van un total de -10.300.


Hoy pensaba que a diferencia de hace sólo unas semanas, he quitado de mi cuerpo dos garrafa de agua de cinco litros.



Se dice muy pronto, pero ahora probad a iros de paseo esta tarde con una de estas garrafas en cada mano... lo mejor de la tarde será el momento en que las dejéis en el suelo y podáis seguir andando sin ellas a cuestas ¿verdad? Pues así me siento yo...



Quizá te interese