Semanas 10 y 11



Hoy traigo entrada doble, ya que la semana pasada no os comenté mis avances con el Plan de entulinea. No me voy a extender mucho con esta entrada pero creo que os puede ser útil.

AQUÍ podéis leer un artículo súper interesante que escribí en PLATOS de COLORES la semana pasada sobre el pan, el alimento castigado por excelencia  cuando de adelgazar se trata. ¿Realmente creeis que el pan engorda después de esta reflexión que os planteo?

Esta semana, en la reunión de entulinea, otro tema muy importante, las excusas que siempre nos ponemos a la hora de no hacer ejercicio. ¿Os pasa a vosotras que siempre tenéis un pero a la hora de poneros en marcha?

Os propongo un test que nos hicieron y que me pareció estupendo para ver qué tipo de impedimento es el nuestro a la hora de activarnos.

Click para agrandar

Para saber tu puntuación, anota tus respuestas agrupadas por colores y suma los totales:

Azul               __ + __ + __ =

Naranja        __ + __ + __ =

Verde             __ + __ + __ =

Rojo                __ + __ + __ =


Cada color corresponde a un tipo de excusa, falta de tiempo, influencia social, cansancio y falta de voluntad.

Para comprobar tu resultado piensa que una puntuación de 5 o más en cualquier color, indica que tipo de excusa es tu barrera más frecuente a la hora de practicar ejercicio físico.



Actualmente, mi puntuación es un 2 en cansancio. El resto de excusas me salen a cero. Pero si este test lo hubiese realizado hace unos meses, estoy segura de que habría saltado a alarma en cualquiera de los colores jajajajajajajaja

¿Y qué hacer para librarnos de una vez por todas de las excusas que nos impiden llevar una vida activa?

Pues por ejemplo, si nuestra excusa es la falta de tiempo, podemos reflexionar sobre esos pequeños ratitos muertos que dejamos perder (viendo la tele, jugando con el teléfono, sentadas frente al ordenador...) seguro que somos capaces de reunir 30 minutitos al día y movernos un poco más ¿no os parece? O aprovechar nuestras entradas y salidas de casa para utilizar las escaleras en lugar del ascensor. O quizá caminar un poco hacia nuestro puesto de trabajo bajando un poco antes de nuestra parada en el bus... no sé... seguro que formas hay.

Si nuestra barrera es la influencia social, podemos incitar a moverse a nuestros familiares o amigos... unas partidas de Wii, ir a la bolera, a bailar, a dar un paseo o jugar una partidillo en la playa... ¿quién pensará que lo que hace es ejercicio? No se podrán negar a ayudarte ne tu empeño de estar activa.

¿Eres como yo de las que estás cansada a veces como para que te apetezca moverte un poco más? YO lo he solucionado con un dos en uno. Habitualmente suelo hacer meditación y me he grabado los audios en mi mp3 y es lo que escucho mientras salgo a dar largos paseos. Así, mientras medito, mi cuerpo está en marcha y gano tiempo en lugar de tener sensación de perderlo. Además, luego me voy a la cama mucho más relajada y me ayuda a dormir mejor. Quizá a ti te motive más una música que te guste o quedar con alguien con quien conversar mientras te ejercitas.

¿Te falta voluntad? Yo creo que esta suele ser la causa más común, aunque intentemos disfrazarla...  porque habitualmente, tenemos asociada mentalmente el concepto de movernos con el de sufrir. Busca la manera de que moverte te resulte fácil, cómodo y divertido. Por ejemplo, yo suelo pasar un tiempecito cada día delante del ordenador viendo vídeos, leyendo blogs, haciendo consultas... ¿sabéis lo que hago mientras? pongo delante de la pantalla el step de la Wii y ese ratito aprovecho para subir y bajar, subir y bajar, subir y bajar... como su altura es tan poca, lo hago sin darme ni cuenta pero al final del día, esa actividad, se suma a la que he hecho ¿qué os parece? Otra cosa que he hecho, desde que empecé con el Plan de entulinea, es llevar un contador de pasos. En cuanto me levanto, me coloco mi podómetro y al final del día me sorprendo de lo mucho que me he movido. Me motiva superar el número de pasos y la distancia recorrida el día anterior.




Y hoy os traigo una imagen que me gustó mucho, porque me parece totalmente un planteamiento de vida... quien hace las mismas cosas, obtiene los mismos resultados...




Y bueno, para terminar, simplemente comentar que durante estas dos semanas he aligerado el equipaje 700 gramos, ¡está genial!



Quizá te interese