CC Cream de Ainhoa


Por todos es conocido el término BB Cream, pero seguro que no lo es tanto el nuevo concepto CC Cream que Ainhoa propone con su nueva crema facial.

Las siglas CC Cream corresponden al concepto Covert Correction Cream. Se trata de una versión mejorada de las clásicas BB Creams.

Digamos por simplificar, que se trata de una auténtica crema con color que ofrece tratamiento oxigenante, antimanchas, reduce las líneas de expresión, trata el acné y otro tipo de imperfecciones del rostro. Es por tanto un producto apto para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles.

Su textura es ultra ligera y su absorción es momentánea. No obstruye los poros porque es no comedogénica, por lo que es también apta para pieles grasas, pero sin resecar en absoluto las pieles secas como por ejemplo la mía.

Contiene Ácido Hialurónico, Péptidos, un combo multimineral, protección solar SPF25 y activos con efecto botox.

Vamos a desglosar un poquito sus principales principios activos y vamos a ver para qué sirven:

Ácido hialurónico, rehidrata la piel y le devuelve elasticidad y juventud

Extracto de commiphora mukul, favorece la tonicidad 

Magnesio y gluconato de zinc, iluminan, energizan, favorecen la eliminación de imperfecciones y alisan el cutis

Xylitylglucoside, hidrata y elimina los radicales libres

Extracto de flor alba, protege la piel del estrés medioambiental

Carnosina,  antienvejecimiento celular


En mi opinión, noto la piel más hidratada y más nutrida que con otras BB Creams y noto especialmente su efecto calmante. Es como si desalterase mi piel, como si la descongestionase.

No se trata de una crema con efecto luminoso ni mucho menos, sino que deja un acabado mate y aterciopelado en el rostro, pero sin llegar a ser empolvado. El resultado es un rostro hidratado, unificado e igualado pero muy natural.

Su cobertura el media baja y no se modula, salvo repitiendo una segunda aplicación, por lo que si buscas una cobertura muy alta, quizá este no sea el producto que buscas. Si bien, aplicando un corrector en los puntos más conflictivos del rostro y esta crema encima, el resultado conseguido es más que notable.

Se ofrece en dos tonos, 1 para pieles claras y 2 para pieles medias. Yo he probado el número 2 (para pieles medias) pero me queda oscuro, por lo que yo creo que el tono 1 debe ser el mío.

Me gusta mucho su aroma, es sutil, suave, femenino... es como oler un ramo de delicadas flores envueltas en una nube de talco. Pero al mismo tiempo, no es evidente a lo largo del tiempo. Sí al aplicarlo, pero luego se desvanece discretamente, por lo que si eres de las que se siente molesta con los aromas en los productos faciales, no te supondrá ningún problema, todo lo contrario.

Este tipo de envases me resultan especialmente prácticos, ya que el tapón de rosca lo hace seguro a la hora de llevarlo en el bolso o en el neceser y al mismo tiempo, el contenido está protegido de la acción contaminante ya que no se expone el producto al aire. Su plástico flexible y resitente lo hace una buena elección para el envase de esta crema.

Su precio ronda los 29 euros y el tubo contiene 50 ml, cantidad habitual en los envases de crema facial, pero algo más que lo que suelen traer las bases de maquillaje.




Quizá te interese