Magnetic Nails

El otro día os comentaba, que hasta hace muy poco tiempo, nunca había probado los esmaltes con acabado crackelado ¿recordáis?

Pues a decir verdad, hasta ahora, tampoco había probado los ultrafamosos esmaltes magnéticos.

No me preguntéis por qué... lo cierto es que no los había probado. Y en este caso, no es porque el efecto no me atrajese (que me atrae mucho) sino porque los veía esmaltes "complicados"... No sé si me explico...

Los he visto de muchas marcas, con unos colores espectaculares y con imanes de distintos acabados, pero nunca me había terminado de decidir... 

Pensar en la aplicación de la base de uñas, dos capas de esmalte del color elegido y de luego tener la posibilidad de arruinar la manicura por tocarla con el imán... ummmm a mi personalmente me tiraba hacia atrás.

Me he fijado que no todas las marcas tienen la forma de aplicación de los imanes igual... Bueno, mejor dicho, lo que no tienen iguales son los imanes en sí. He hecho un master en imanes para uñas en estos últimos días jajajajajajajajaja

Kiko, tiene diferentes acabados de imanes en cuanto al dibujos se refiere, pero fijaros en una cosa, los imanes son completamente planos... que fácil debe ser arruinarse la manicura al acercarnos demasiado al esmalte recién aplicado...




Por ejemplo, los esmaltes de YesLove llevan un imán plano situado en la tapa del aplicador del propio esmalte. Un poco complicado no mancharse los dedos en el proceso salvo que tapes el esmalte y entonces tengas todo el envase en suspensión sobre tu uña recien esmaltada...

Imagen de capricemode

Los esmaltes de  Deliplus llevan un iman con forma cóncava bastante adaptable a la uña. Pero por lo visto, la calidad de los esmalte deja bastante que desear.

Imageb de hellenstyle


Los esmaltes de Flormar parecen dar bastante buena calidad de acabado y su imán es este, también con forma semicircular.

Imagen de revolviendoloscolores

Los de Peggy Sage, que también son planos y con distintos dibujos a elegir.



Y como imán extraño, el de China Glaze se lleva la palma y nunca mejor dicho, porque por su tamaño da para toda la mano, no sólo para las uñas.



Bueno, pues después de esta clase magistral sobre imanes para uñas, vamos a por el esmalte que yo he probado. Se trata del Northern Light 855 de IsaDora. 



Me parece un tono muy especial. Su color de base es un gris marengo pero deja ir unos destellos verdosos y morados muy bonitos según le incide la luz.



Para su correcto funcionamiento, se recomienda aplicar una primera capa de color y esperar a que seque completamente. 

Repetir la aplicación con una segunda capa de esmalte y es entonces cuando acercamos el imán a la uña y permanecemos  inmóviles sobre ella durante 15 segundos.


Este proceso debe realizarse uña por uña. No se pueden esmaltar todas las uñas a la vez ya que para que el imán interactúe con las partículas metálicas del esmalte, éste, debe de estar fresco.



Tras retirar el imán de encima de la uña, esta queda "tatuada" magnéticamente y aparece en ella este dibujo



Se aplica con facilidad dado su pincel panorámico y su duración es muy aceptable, en mi caso 3 días sin aplicarle encima el top coat y 5 si se lo aplico.



¿Conclusión? Mis temores eran infundados. Los imanes están diseñados para no tocar la uña (al menos este de IsaDora). Y la manicura queda muy bonita y llamativa. No será el último esmalte de este tipo que utilice.




  

Quizá te interese