Long Lasting Eyeshadow con Primer de Deborah Milano

Hoy vengo a hablaros de mis dos nuevos amores y no de verano, porque para mi, estos tonos son intemporales.

En esta entrada os hablaba de la sombra  número 8, un verde oliva con destellos dorados muy favorecedor  y que me tenía completamente enamorada. Pues bien, además de este tono, dos nuevos colores han pasado a ocupar lugar de privilegio en mi tocador.



Os presento al primero de ellos, el número 10. Se trata de un plata de intensidad media y con acabado metalizado, precioso e ideal para combinar con negros, con azules, con grises, con malvas, con violetas, con rosas... vamos, un tono muy versátil al que le estoy sacando muchisimo partido.







El otro tono que os quiero enseñar es el número 6. En este caso, debo decir que las fotos en el envase no son del todo reales, fiaros más del swatche. No se trata de un verde tan intenso como muestra el tarrito sino más bien un turquesa, un verde agua como podéis ver en mi piel.





Como os comentaba en el anterior post  se trata de unas sombras en crema de larga duración con doble efecto. Primero actúan como sombra en crema, lógicamente; y segundo, contienen  imprimación o primer en su composición, por lo que además de sombrearnos el párpado, nos hacen la función de prebase para otras sombras.

Su textura es suave y permite una fácil aplicación y un buen difuminado, siempre y cuando no dejemos secar el producto antes de difuminarlo, porque como es de esperar, una vez seco, noo hay quien lo mueva ni lo arrastre ni lo difumine. Queda muy fijo.

Su precio son 8.90 euros y está disponible en ocho tonos distintos a cual más bonito. Personalmente, pineso hacerme con alguna más, ya que de cara al calor, les veo muchas ventajas.




Quizá te interese