Glossy Sticks de Deborah Milano



Hoy vengo a hablaros de estos gloses con formato de lápiz retráctil. Tengo dos tonos y los dos los uso muchisimo. De hecho, es que si no llevo uno, es porque llevo el otro.

Este formato me parece cómodo por varios motivos pero, el hecho de no tener que afilarlo me encanta, porque me fastidiaría desperdiciar el producto.

Se trata de unos lápices que aportan mucho brillo al labio, bastante hidratación y algo de color. No resultan para nada pegajosos, con lo cual, se hace muy cómodo llevarlos puestos. Son fáciles de llevar en el bolso porque no ocupan mucho espacio y además no se abren en el neceser.






El tono marrón (número 01), que a priori puede parecer muy oscuro, es una preciosidad, porque apenas mancha el labio y le deja un brillo natural muy favorecedor. Ideal para los días en que no quieres evidenciar tu maquillaje o para looks en los que o bien los ojos o bien la piel van recargados y necesitas unos labios más livianos.






El tono rojo (número 6), deja un fecto piruleta en los labios que me encanta. Es ideal para looks dulces y románticos o para looks más cañeros. Tiene algo más de cobertura que el anterior, pero su acabado es transparente. Me gusta muchísimo aplicarlo sobre los tintes de labios que dejan acabado mate, porque hidrata mucho los labios y les deja un acabado jugosito durante mucho tiempo.





Ninguno de los dos duran horas interminables, pero es algo que no me molesta, porque reaplico y ya está. Suelo llevarlos en mi bolso cuando salgo y me los he puesto en casa.

Entre sus ingredientes activos, cuenta con booter de colágeno, que hace que los labios estén suaves y jugositos. Como más rellenos.

Me gusta que no huelen ni saben a nada evidente. A veces, resulta un poco incómodo tener el olor o el sabor de los labiales constantemente en la boca.

Otra gran ventaja que les veo a estos gloses es su precio, ya que por menos de diez euros, tenemos diez tonos entre los que poder elegir.




Quizá te interese