Maquillaje de envejecimiento Cine/TV


Hoy vamos a hablar de otro maquillaje de caracterización, envejecimiento para cine y televisión. Este maquillaje está realizado con latex líquido, si bien, hay otros productos que también se pueden utilizar y conseguir con ellos un efecto similar, como por ejemplo el Old Skin Plast.

Cuando se trata de envejecer a una persona para cine o televisión, se debe conseguir un efecto natural y creíble, por eso utilizamos esta técnica, porque no resulta exagerada.

Si se quiere conseguir un efecto más pronunciado, se repite la aplicación por capas y conseguimos aumentar la cantidad de arrugas del rostro.

Hay que tener en cuenta, que cuando aplicamos esta técnica para un rodaje, no podemos dejar de maquillar además del rostro, cuello, escote, manos y todas aquellas partes del cuerpo que queden expuestas. De no ser así, no resultaría creíble.

Es importante tener mucho cuidado con el material que vamos a utilizar, sobre todo si son pinceles, ya que el látex una vez seca, los endurece y quedan inservibles. Así, tendremos la precaución de tener un bol con agua y lavavajillas (si trabajamos con látex) o un bol con acetona (si trabajamos con Old Skin Plast), en los que sumergiremos los pinceles inmediatamente de ser usados.

En cualquier caso, es un trabajo que estropea bastante la pincelería, así que si os animáis a hacer algo así, tenedlo presente y no uséis vuestros mejores pinceles.

Como primer paso para la elaboración de este maquillaje, cubriremos cejas y pestañas con vaselina neutra para proteger el pelo. También podría hacerse este paso en la línea de nacimiento de cabello si posteriormente no vamos a aplicar una peluca o si el nacimiento del pelo queda muy bajo.

Para crear las arrugas, trabajamos el rostro por secciones, siempre estirando la piel por ambos lados de las arrugas que queramos crear (horizontales, verticales, oblicuas...).





Con la piel bien estirada (la modelo nos ayudará a tensar bien la zona) y con una esponjita, aplicamos una capa de látex líquido muy fina y que se pierda por las orillas. Sin soltar la piel, nos ayudamos de un secador en posición de salida de aire al mínimo y con temperatura fría para secar el látex. Una vez seco (se vuelve transparente) mantenemos la piel estirada y matizamos bien con polvo suelto para que el látex no se pegue.



Una vez aplicado el látex, pediremos a la persona que nos esté haciendo de modelo, que gesticule exageradamente. Esto contribuirá a que la piel se arrugue todavía más.


Tenemos que ser cuidadosos y cubrir muy bien toda la superficie del rostro, ya que si dejamos huecos sin látex, luego se notaría el cambio de textura y se vería artificial.

Una vez aplicado el látex, seco y matizado con borla y polo suelto, eliminaremos el exceso del polvo con una brocha y procederemos a aplicar el fondo de maquillaje para unificar el tono el rostro y terminar de conferir textura.

Volvemos a matizar con polvos sueltos con una borla, para el correcto sellado de la base y nuevamente con ayuda de una brocha, retiraremos el exceso de polvo del rostro.

Con sombra marrón chocolate, se acentúan las arrugas creando volúmenes. Marcamos las ojeras, rictus, contorneamos rostro...

También podemos dibujar pequeños couperos o telangestasias en el rostro con sombra roja; Incluso podemos poner manchas seniles tan propias de las personas ancianas jugando con la gama de marrones.

El resto del maquillaje, depende del sexo del personaje, por ejemplo, Laia en esta ocasión, quiso hacer a Noelia, un maquillaje masculino para la demostración con apliques de crepé  en cejas, barba y bigote.

En una próxima entrada os explicaré cómo se trabaja el crepé y cómo se aplica en el rostro. De momento, os dejo con el resultado final de la caracterización.








En esta ocasión, Silvia fue mi modelo. Quiero agradecerle sus sonrisas y sus bromas. Este día me eran especialmente necesarias.

Como veis, el maquillaje que yo realicé, fue un maquillaje de envejecimiento femenino. Y quise recrear el típico maquillaje que muchas señoras mayores se hacen, con una sombra en un azul agua y con labios y mejillas fucsias.

Dado que sobre el látex los productos no se deslizan igual de bien ni pigmentan tanto, para el rubor y los labios mezclé el labial con un poco de vaselina neutra. El sombreado de los ojos lo hice con un pigmento de Montserrat Fajardo trabajado en mojado.





Como Silvia llevaba peluca, no trabajamos canas en su melena, pero si que lo hicimos en sus cejas, utilizando un producto especialmente indicado para colorear cabello. En concreto usamos el tono Silver Grey de Ben Nye.


Para maquillar las cejas trabajamos con un cepillito de los de máscara de pestañas, pero para colorear el cabello lo haríamos con un peine de púas finas.


Cuando queremos una piel envejecida pero con brillo natural, en lugar de aplicar el fondo de maquillaje y matizarlo, se trabaja directamente sobre el latex hidratándolo con vaselina neutra.


¿Os gustó el resultado de nuestros maquillajes de envejecimiento?





Quizá te interese