Light Diffusing de Jorge de la Garza



¿Crees en el amor a primera vista? Aquello de lo cual te enamoras perdida e irremediablemente nada más tus pupilas se posan en ello... Yo sí que creo y hoy os traigo la prueba. 

Había oído hablar mucho de él y todo bueno. Un día, como por casualidad, llegó a mi manos... pude tocarlo, sentir su textura, ver su luz... y supe que más tarde o más pronto sería mío...


Y así fue como comenzó un precioso romance... la tarde que nos conocimos, no se vino conmigo a casa, pero por las noches soñaba con él.


¿Lo quiero? ¿Lo necesito? El eterno dilema de una potinguera enamorada...

Hasta que Marta, testigo de esta apasionada historia, me sorpendió poniéndolo en mis manos mientras me decía... "que fácil es hacerte feliz..."

Y desde entonces, mi Light Diffusing duerme justo a mi lado, en el centro mismo de mi tocador.


Cada mañana le doy los buenos días y él, en recompensa, llena mi rostro de luz. Una luz pura y radiante que me acompaña hasta que muere el día. Nunca conocí un producto tan agradecido.



Yo creo en el amor a primera vista ¿y tú?


Quizá te interese