Energy Eye Serum de Ê TRE BELLE



Hoy os vengo a hablar de este serum para el contorno de los ojos, Energy de la firma Être Belle. Se trata de un producto especial. ¿Y qué es lo que lo hace especial a mis ojos? Pues son varios los factores que han hecho que me fascine.

Lo primero que me ha asombrado, es que tiene un efecto desestresante en la piel del contorno de los ojos, que se nota desde las primeras aplicaciones. Sí, sé que siempre os digo que para poder tener una opinión firme sobre un producto hay que probarlo un tiempo considerable, pero en este caso, desde los primeros días, este efecto de piel más relajada, se me hizo evidente.

También debo decir, que su frescura me gusta mucho. A pesar de ser un serum, su textura no es acuosa ni especialmente ligera, pero al contacto con la piel, la consistencia cremosa del producto, se licua dando paso a un fluido ultra ligero. Se aplica con mucha facilidad ya que desliza muy bien sobre la zona de las ojeras y además, se absorbe con una rapidez también destacable. Deja el área del contorno de los ojos muy fresquita y sin sensación grasa, pero muy hidratada y notando que llevas puesto el producto. nada de tensión ni de pegajosidad, sino que se trata de una sensación de confort y un tacto aterciopelado.



Aunque soy de las que piensa que las arrugas una vez han salido, se instalan y ya nunca más desaparecen, si que reconozco, que unas líneas de expresión bien hidratadas y tratadas, se atenúan considerablemente. Así es el caso con el uso de este serum. Por supuesto, a medio plazo, ya que con cuatro aplicaciones este efecto no se nota particularmente. Pero sí, admito que es efectivo y cumple lo prometido.

Voy a destacar el efecto firmeza, si bien no esperéis milagros. No se trata del típico producto flash de efecto lifting inmediato, pero sí que con su uso constante y continuado, la piel de la zona adquiere mayor firmeza. Pero así mismo, su efecto no es flash, por lo que perdura a lo largo de toda la jornada sin conferirnos a las pocas horas ese efecto rebote que los clásicos flash si dan.

Como todos los contornos de ojos, se aplica diariamente por la mañana y por la noche, tras el desmaquillado completo de los ojos. La piel limpia, es más receptiva a todos los tratamientos y como en la zona del contorno de los ojos es especialmente delicada, hay que tener también especial cuidado en su tratamiento.

Tras semanas de uso, la zona de las ojeras, se ve como más luminosa y más clara. No voy a decir que borra las ojeras, porque no sería fiel a la verdad, pero si que esclarece la zona y le aporta luz.

Como principios activos , destaca principalmente la vitamina C, proviniente de del limón y del extracto de otras frutas. Contiene también Hamamelis, principio activo que resulta muy calmante para la piel.



La caducidad del producto es de seis meses una vez abierto el envase, que yo calculo que debe ser el tiempo aproximado de gastarlo, ya que cunde muchísimo y con una sola gotita de producto da suficiente para ambos ojos.

En cuanto al envase, se sale un poco de los clásicos y típicos redonditos. Me resulta bonito de color, de forma, de tamaño... lo encuentro correcto todo. Me gusta que el dispensador funciona a la perfección. No es de los típicos pumps que hay que pulsarlos veinte veces para que te salga una gota, ni de esos que con media pulsación te sacan producto para tres veces y éste se acaba desaprovechando.

Contiene 15 ml de producto, que es lo que suelen traer la mayoría de los contornos de ojos, por lo que sí que el envase es quizá un poco voluminoso para el contenido que trae. Pero esto es una cuestión de gustos, yo preferiría quizá algo más reducido, si bien, no resulta un inconveniente.



Su precio, variará en función de la farmacia en la que lo adquiráis, pero ronda los 45 euros.

Por tanto, considero que se trata de un producto que merece mucho la pena, ya que cumple lo que promete y de una forma realista, sin vendernos falsas esperanzas, sino eficacia probada y demostrada.



Quizá te interese