Maquillaje de rejuvenecimiento


Sí, sé que esto suena un poco raro, pero es una técnica que se utiliza con frecuencia tanto en teatro como en pantalla.

¿Quién no vió alguna vez los famosos esparadrapos que Carmen Sevilla usaba para estirar su cuello? 




Hasta las mismisimas Pixiwoo los han utilizdo en alguna ocasión para rejuvenecer y caracterizar sus rostros.




Es tan simple como efectivo y podemos cambiar el esparadrapo o la cinta adhesiva por unos hilos resistentes y algunos corchetes macho.




PASO A PASO

Medimos unas hebras de hilo que hagan el doble de la medida que va desde el punto a tensar hasta la coronilla y las anudamos.


En otras hebras de igual longitud, insertamos unos corchetes macho y anudamos también.


Ahora, recortamos unos cuadraditos de tul y los doblamos por la mitad, dejando dentro del doblez la hebra de hilo.


Con una esponja empapada en latex líquido, enganchamos el tul a la piel del rostro.


Colocaremos hilos lo más cerca del nacimiento del cabello pero sin llegar a tocarlo, y bordearemos la línea de nacimiento del cabello con puntos de tensión.


Nos ayudamos de un secador en posición aire frío para acelerar el proceso de secado.






Imprescindible para que el proceso del maquillaje de rejuvenecimiento sea perfecto: sonreir a la cámara mientras posamos :-D



Una vez colocados todos los puntos de tensión, con ayuda de horquillas y de los propios anclajes de los corchetes, tensamos bien la piel del rostro sujetando las hebras a la coronilla.



Ya sólo nos queda colocar la peluca y ¡listo!


El resultado es bastante notorio, se produce un efecto lifting brutal, si bien, hay que reconocer que es un maquillaje muy incómodo de llevar y que te obliga a utilizar peluca. Porque de lo contrario, luce muy feo. Aquí os dejo un ejemplo que encontré por la red. 





Quizá te interese