Maquillaje FX: Muerto reciente



A la hora de realizar este tipo de maquillajes, hay que indagar un poco y documentarse para que los efectos especiales sean creíbles. Porque sí, un cadáver es un cadáver, pero dependiendo de la forma de fallecimiento, sus características físicas serán unas u otras.

No podemos maquillar de la misma manera a un muerto por un impacto de bala, que a un ahogado o a un desangrado por corte de venas, a un intoxicado por sobredosis, a un accedentado de tráfico, a una defunción por insuficiencia renal o a un fallecido por descarga eléctrica... En fin, que nos pondremos en modo CSI antes de empezar a maquillar.

Como característica habitual, diremos que el color rojizo de la piel debe desaparecer, ya que esto está producido por el flujo de la sangre tras su bombeo. Digamos que la piel transparenta esa vida que hay en nuestro interior y que cuando esta vida cesa, el color de la piel se vuelve cerúleo.

La sangre que deja de ser bombeada, tiende a depositarse en las zonas bajas y en los apoyos, por lo que suelen salir hematomas en estas zonas.

Conforme pasa el tiempo desde el momento de la defunción, el cuerpo pierde parte de su agua, por lo que las facciones tienden a marcarse mucho más ya que la piel queda más pegada al hueso por la pérdida de volumen muscular.

Se acentúan pues las ojeras, los púmulos, el rictus, la barbilla, las sienes, clavículas... se oscurecen las ojeras, los lagrimales, las comisuras de los labios, los surcos nasogenianos...





PASO A PASO

- Para conseguir un aspecto mortecino de la piel, vamos a trabajar con dos tonos. Pueden ser violeta y amarillo, verde y coral... jugaremos con tonos en función del resultado que queramos obtener. Nos puede ser de utilidad el círculo para guiarnos con las mezclas.



- En este caso, mezclé dos prebases, una amarilla y la otra violeta y obtuve un tono verdoso sucio. La ventaja de trabajar con prebases es que no tienen un acabado opaco como los fondos de maquillaje o los supracolores, sino que permiten transparentar la piel y dejan un aspecto muy interesante, ni mate ni brillante, pero natural. En esta entrada os hablaba sobre prebases de color, os dejo el enlace por si os apetece refrescar un poco el tema.



- Una vez unificado el tono de la piel, pasaremos a dar oscuridad en los puntos clave, porque como os comentaba arriba, se acentúan las ojeras, los púmulos, el rictus, la barbilla, las sienes, clavículas... se oscurecen las ojeras, los lagrimales, las comisuras de los labios, los surcos nasogenianos...

- Trabajaremos primero los grandes volúmenes y luego los detalles.

- Si es el caso, podemos mezclar supracolores rojo y azul y con un tono violáceo, dibujar finas líneas simulando venillas en las zonas oscurecidas.











Quizá te interese