Tratamiento reestructurante y alisado progresivo de queratina con Magnifica



Como lo prometido es deuda, hoy os vengo a hablar sobre mi tratamiento de queratina, ya que tantas  me habéis preguntado al ver el cambio de mi melena.

Para empezar, os dejo aquí unos enlaces en los que ya os había introducido en el tema. Aquí os explicaba la evolución de los distintos tipos de alisado mediante queratina y aquí os mostraba cómo un mismo tratamiento aplicado de distintas formas, obtiene diferentes resultados.


Bien, hoy os presento mi propio caso. Ayer, hizo cinco meses que aplicaron mi tratamiento y a lo largo de este tiempo, pues lógicamente he seguido haciendo mi vida de una manera absolutamente normal. He ido a la playa, a la piscina, he usado varios tipos de champú y mascarilla, he realizado peinados distintos con y sin herramientas de calor... vamos, lo que ya hacía antes de realizarme el alisado con queratina.

Muy importante, el tratamiento lo debe aplicar un profesional, porque no es simplemente aplicar los productos y listo, sino que en función del estado de cada melena, el tratamiento se realiza de una forma distinta. Nosotras en casa, no podemos evaluar por nosotras mismas, cual es la forma más adecuada de aplicación para nosotras ni tampoco tenemos las herramientas necesarias ni la técnica profesional. Otros tratamientos quizá puedan realizarse en casa, pero Magnifica no, Magnifica es un tratamiento profesional que debe ser aplicado por profesionales.



Bueno, os pongo un poco en precedente y os hablo sobre mi cabello. Al natural, mi pelo es bastante rizado, muy fino, moldeable, y con tendencia a encresparse si no lo trabajo bien. 

Los tintes, las herramientas de calor, los tratamientos químicos hicieron que mi cabello fuese perdiendo fuerza y se resecase u. poco en los medios y puntas. Pero lo que terminó de dañarlo, fue un alisado japonés, que me dejó el pelo como sin cuerpo y con el rizo deshecho pero no liso.

Cuando mi melena llegó al tratamiento Magnifica, estaba encrespadisima y con el rizo abierto y feo... casi era una mala ondulación más que rizo.



Al cabo de una semana de aplicado el tratamiento, saqué esta foto de mi cabello. No lo llevaba trabajado con el secador ni con la plancha ni con nada. Simplemente lavado y peinado, dejando secar la melena al aire. Hay una marca en las puntas porque llevaba hecha una coleta justo antes de tomar la foto. Pero el liso me encanta porque es muy natural y nada de trabajo mantenerlo. ¡Lavar y listo!


En el mes de agosto, (un mes y medio después de realizarme el tratamiento) corté un poco las puntas y di forma a la melena. Como veis el liso es absoluto. Melena siempre arreglada y perfecta.


Y desde agosto hasta ahora, como os explicaba, no he tenido ningún trato especial con mi cabello. Los cuidados normales de cualquier melena. Un buen champú, mascarilla cada semana, protector térmico si he usado herramientas de calor... vamos, lo normal.


Y así es como tengo el pelo ahora, cinco meses después del alisado. Sigo sin usar el secador tras la ducha. El encrespamiento está bajo control y las ondas empiezan a querer despuntar, pero como veis, de una forma muy muy discreta.

Tengo muy claro que con este tratamiento voy a repetir. Mi pelo está sano, brillante, cuidado, sin encrespamiento, liso.. En resumen, sano.




Quizá te interese