Maquillaje sencillo para el día a día

Medio rostro maquillado y medio sin maquillar para apreciar bien la diferencia

Muchas mujeres con las que tengo contacto se excusan en la falta de tiempo para no maquillarse en su día a día. Lo cierto, es que no es necesario disponer de una hora diaria para poder ir maquillada y tener un aspecto elegante y sofisticado.

Hoy os traigo un tutorial de un maquillaje ideal para cada día pero con carácter y definición. Un maquillaje, que en diez minutines que le dediquemos, nos hará vernos guapísimas para ir a la oficina, a llevar a los peques al cole, al mercado o a clase...



Para que un maquillaje nos luzca bonito, debemos primero tener una base bien preparada. Esto incluye un rostro limpio e hidratado, un contorno de ojos y unos labios también hidratados y un buen diseño de cejas. Tras estos básicos, vamos con el paso a paso de este maquillaje natural.


PASO A PASO

Empezamos por aplicar el corrector en la zona del contorno de los ojos y sobre las imperfecciones que tengamos en la piel y difuminaremos muy bien los bordes para que quede bien integrado. Si buscamos naturalidad, posiblemente lo más adecuado sea un corrector fluido, pero esto depende mucho del tipo de piel y del color de la ojera. 

Muy importante, es elegir bien el tono del corrector en función del tono de la piel, ya que si a una ojera muy oscura le aplicamos un color de corrector muy claro, vamos a obtener un efecto grisáceo y parduzco en la ojera y no quedará bonito. Por tanto, no sólo hay que tener en cuenta el tono de la ojera, sino también el tono de nuestra piel para conseguir un resultado óptimo.

Tras las correcciones, que nos habrán llevado menos de un minuto, aplicamos el fondo de maquillaje o una bbcream, que nos unifique el tono de la piel pero que resulte ligera y natural. Si aplicamos el fondo de maquillaje con la esponja humedecida, ahorraremos producto y la aplicación tendrá un resultado más natural. Muy importante por supuesto es que el tono del fondo de maquillaje sea el mismo que el de nuestra piel.

Nada de arrastrar la esponja sobre el rostro o nos llevaremos las correcciones que hemos hecho previamente, así que con cuidado y dando pequeños toquecitos para asentar la base y que el corrector no se mueva de su sitio.

Con ayuda de una brocha amplia y de pelo suelto, aplicaremos polvos sueltos translucidos para sellar las correcciones y la base de maquillaje antes de continuar maquillando.

Ahora vamos a estructurar el ojo y a corregir su forma si fuese necesario. Para ello elegimos una sombra en color marrón medio y un pincel de lengua de gato de tamaño pequeño. Dibujaremos la < externa del ojo sobre nuestro pliegue natural, con la sombra elegida y luego rellenaremos la media luna de la < con las misma sombra. Limpiamos el pincel y procedemos a difuminar hacia fuera y hacia arriba para rasgar el ojo y en la media luna hacia dentro para perder bien las líneas.

Con el mismo pincel, delineamos el tercio exterior del ojo del párpado inferior muy a ras de pestañas.

Con un pincel de lengua de gato grande y una sombra clara, vamos a marcar un punto de luz justo bajo el arco de la ceja y difuminaremos. Luego, aplicaremos otro punto de luz con la misma sombra en el lagrimal.

Con un coral intermedio, daremos un toque en el centro del párpado móvil y lo integraremos bien con las sombras que ya tenemos aplicadas.

Con un lápiz marrón delinearemos el tercio exterior del ojo en el párpado superior y con el primer marrón que usamos para estructurar el ojo, sellaremos el delineado.

Aplicamos la máscara de pestañas y con esto tenemos terminado el maquillaje del ojo.

Un poco de rubor natural en el centro de las mejillas y difuminando a lo largo de los pómulos, un toque de gloss en los labios y listas.



Pero esto es sólo una propuesta de maquillaje natural, por supuesto no es necesario salir tan maquilladas si no es lo que nos apetece.




Gracias a Sara y a Bárbara que fueron las modelos en esta ocasión.



¿Os gusta esta idea de maquillaje natural?

Quizá te interese