Belleza durante el embarazo y la lactancia



He recibido varias consultas y varias peticiones sobre este tema, así que aquí os dejo con esta información para quienes pueda resultar de interés.


Partiendo de la base de que un embarazo nos cambia el cuerpo por dentro y por fuera, debemos tener presente que requeriremos unos cuidados especiales en nuestra piel y que no todos los productos son adecuados para ser utilizados durante este periodo de nuestras vidas.

Por la forma que tiene la piel de estructurarse, es muy difícil que los productos que aplicamos por vía tópica, penetren mucho más allá de las capas superficiales, si bien, algunos principios activos sí que lo hacen y pasan al torrente sanguíneo. En circunstancias normales, esto no tiene por qué entrañar ningún riesgo, pero en el caso del embarazo o la lactancia, la cosa cambia de manera radical.

La piel, no debemos olvidarnos de que es el órgano más grande que tenemos y durante este periodo, debe estar especialmente nutrida y elástica. Su crecimiento durante estos meses, será acelerado y habrá de estirarse mucho para poder dar cabida a la tripa. Pero, también luego debe volver a su sitio. Debemos evitar en la medida de lo posible, el efecto globo.

Muy importante, masajear todos los días la piel de la tripa y las caderas, un par de veces con una crema muy nutritiva. Esto aportará elasticidad y permitirá a la piel crecer sin romperse. Así, prevenimos las tan temidas estrías, que una vez nos salen, ya no se nos van, porque las estrías no son más que lo que comentaba antes, roturas que se producen en el tejido de la piel al estirarse.

Durante el embarazo, nuestro olfato se nota especialmente delicado, así que mi consejo, es que pruebes una muestra de la crema que vayas a comprar antes de hacerlo, porque a veces, aunque el producto sea maravilloso, el olor hace muy difícil la tarea de aplicarlo y lo que en circunstancias normales suele pasar desapercibido, durante el embarazo no lo hace.

Descarta principios activos ácidos y los despigmentantes, nada de retinol e infórmate muy bien de aquellos productos que contengan algas, ya que su uso en ocasiones puede estar también contraindicado.

Huye de los aceites esenciales. Sí, durante el resto del tiempo son una gran ayuda y sus beneficios son infinitos, pero durante el embarazo debemos dejar de utilizarlos. Hay quienes desaconsejan su uso incluso durante los días en los que tenemos el periodo ya que dicen que pueden alterar incluso el ciclo hormonal.

Si quieres seguir utilizando aceites para tu cuidado facial y corporal, opta por aceites base o vehiculares como por ejemplo rosa mosqueta, germen de trigo, almendras dulces, jojoba... estos no penetran en las capas internas de la piel y por tanto no perjudicarán con su uso. Puedes incluso mezclarlos con tu crema hidratante y nutritiva para enriquecerla.

La nutricosmetica, tampoco está aconsejada durante este periodo de nuestras vidas. Así que mejor dejarla  un lado y retomar la rutina una vez pasada la lactancia.

Por supuesto, anticelulíticos, también debemos dejar de utilizarlos, ya que sus principios activos pasan a torrente sanguíneo y pueden ser perjudiciales para el bebé.

Es muy importante hacer uno de un buen protector solar con pantalla total, para evitar que el sol provoque manchas solares que luego serán muy complicadas de hacer desaparecer.

Espero que esta información os haya sido útil.



Quizá te interese