Maquillaje sofisticado para fotografía en color.


Hoy os vengo a hablar del maquillaje para fotografía de color. En este tipo de maquillajes, es especialmente importante aplicar la base del tono exacto de la piel, porque queda muy feo ver el cuello y los hombros de un tono distinto al del rostro.  Vamos a imaginar una piel muy rosada, que para paliar la rojecez, la maquillamos con un subtono amarillento ¿cual será el resultado? una cara amarilla pegada a un cuerpo rosa... muy artificial ¿verdad?

Antes de empezar con el tutorial propiamente, cabe destacar que no se trata de un maquillaje social ni para lucir por la calle, sino para resultar perfecta ante las cámaras, por lo que se abusa de la cobertura, del color, de las correcciones....

Todo debe ser especialmente exagerado ya que la iluminación y los filtros de la misma cámara, hacen que se pierda mucho la definición de los rasgos y la intensidad de los colores.

Evitaremos las bases de maquillaje de acabado brillante, ya que no dan buen resultado ante los focos y el resultado será una piel grasa y poco atractiva. 

Tampoco son adecuados los protectores solares porque reflejan la luz y palidecen muchisimo la piel. Igualmente, ocurre con los productos minerales, no suelen fotografiarse bien.


PASO A PASO

Empezamos por aplicar el corrector en la zona del contorno de los ojos y sobre las imperfecciones que tengamos en la piel y difuminaremos muy bien los bordes para que quede bien integrado. Si buscamos naturalidad, posiblemente lo más adecuado sea un corrector fluido, pero esto depende mucho del tipo de piel y del color de la ojera.

Muy importante, es elegir bien el tono del corrector en función del tono de la piel, ya que si a una ojera muy oscura le aplicamos un color de corrector muy claro, vamos a obtener un efecto grisáceo y parduzco en la ojera y no quedará bonito. Por tanto, no sólo hay que tener en cuenta el tono de la ojera, sino también el tono de nuestra piel para conseguir un resultado óptimo.

Tras las correcciones, aplicamos el fondo de maquillaje fluido, que nos unifique el tono de la piel. Si lo hacemos con la esponja humedecida, ahorraremos producto y la aplicación tendrá un resultado más natural. Muy importante por supuesto es que el tono del fondo de maquillaje sea el mismo que el de nuestra piel.

Por supuesto nada de arrastrar la esponja sobre el rostro o nos llevaremos las correcciones que hemos hecho previamente, así que con cuidado y dando pequeños toquecitos para asentar la base y que el corrector no se mueva de su sitio.

Con un corrector muy claro, vamos a dar puntos de luz al rostro para devolverle los volúmenes que la cámara se va a llevar, así conseguiremos que el rostro no parezca plano. ¿Dónde los aplicaremos? pues en las zonas de relieve: Centro de la frente difuminando en abanico, tabique nasal perdiendo la línea antes de llegar a la bolita de la nariz, zona alta de los pómulos y centro de la barbilla perdiendo cortes sin sobresalir de la bolita.

Con ayuda de una borla, aplicaremos polvos sueltos en os todos para sellar las correcciones y la base de maquillaje antes de continuar maquillando. Con un tono piel, matizaremos la zona de la base de maquillaje y con unos polvos muy claros, sellaremos los puntos de luz.

Pasamos a los tonos oscuros para dar profundidad. En este caso, vamos a trabajar con un polvo de modelar oscuro y sin brillo. Lo aplicaremos en las zonas de bajo relieve del rostro: contorno del cabello, sienes, por debajo del hueso del pómulo, en los laterales de la nariz y en la mandíbula.



Ahora vamos a estructurar el ojo y a corregir su forma. Delinearemos el ojo en su parte inferior con lápiz negro creando una línea más gruesa en la zona del lagrimal y afinando hacia el extremo externo. Rellenaremos también la línea de agua. 

Con el mismo lápiz, marcaremos una cuenca y la cerraremos en su extremo exterior con el fin de las pestañas y en la parte interior del ojo, subiendo hacia la cabeza de la ceja. 

Difuminamos el trazo inferior sin ensancharlo demasiado y la cuenca rasgando el ojo.

Sellamos la línea inferior de pestañas con una sombra verde estirando ligeramente el delineado dirección la sien.

Sobre el lápiz del párpado superior, hacemos un sellado con sombra violeta oscura y volvemos a difuminar rasgando.

En la zona del párpado movil aplicamos una sombra violeta medio dejando el área del lagrimal libre.

Ponemos puntos de luz bajo el arco de la ceja y en la zona del lagrimal con una sombra lila muy clarita.

Aplicamos pestañas postizas enteras, la máscara de pestañas en zig zag para unir ambas pestañas y con esto tenemos terminado el maquillaje del ojo.

Retocamos con polvo oscuro el contorno del rostro si vemos que es necesario, un poco de rubor rosado en el centro de las mejillas y difuminado hacia los pómulos. Podemos aplicar también sobre el hueso del pómulo un iluminador con para dar luz a la zona.

Delineamos los labios con un perfilador en tono natural y rellenamos con labial del mismo tono. Un toque de gloss en los labios y listas.



¿Os ha gustado este tutorial de maquillaje? Aquí podéis ver algunos más.




Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese