Maquillaje de ojos ahumados o smokey eyes


Hoy os traigo el tutorial de un maquillaje súper pedido, los ojos ahumados o smokey eyes. Se trata de un maquillaje muy simple pero al mismo tiempo, de resultado muy sofisticado.

Habitualmente, se suelen degradar las sombras de modo horizontal, la particularidad de este maquillaje, es que el degradado de color se hace en vertical y el párpado móvil queda muy saturado de color.


El clásico smokey eyes se hace en negro, pero podemos hacerlo del color que a nosotras nos apetezca. Vamos a por la técnica. 

PASO A PASO

Empezamos por aplicar el corrector en la zona del contorno de los ojos y sobre las imperfecciones que tengamos en la piel y difuminaremos muy bien los bordes para que quede bien integrado. Si buscamos naturalidad, posiblemente lo más adecuado sea un corrector fluido, pero esto depende mucho del tipo de piel y del color de la ojera. 

Muy importante, es elegir bien el tono del corrector en función del tono de la piel, ya que si a una ojera muy oscura le aplicamos un color de corrector muy claro, vamos a obtener un efecto grisáceo y parduzco en la ojera y no quedará bonito. Por tanto, no sólo hay que tener en cuenta el tono de la ojera, sino también el tono de nuestra piel para conseguir un resultado óptimo.

Tras las correcciones, aplicamos el fondo de maquillaje fluido de cobertura media o alta, para que nos unifique el tono de la piel. Muy importante por supuesto es que el tono del fondo de maquillaje sea el mismo que el de nuestra piel. Yo soy partidaria de aplicarlo con brocha porque lo veo más limpio y pulido, pero eso va en función de gustos. En este caso la base es luminosa, para no dar un aspecto apagado a la piel.

Con un corrector muy claro, vamos a dar  un punto de luz a la zona alta de los pómulos, para enfatizar todavía más es oscuro de los ojos ahumados y dar relieve al rostro.

Con ayuda de una borla, aplicaremos polvos sueltos para sellar las correcciones y la base de maquillaje antes de continuar maquillando. Con un tono piel, matizaremos la zona de la base de maquillaje y con unos polvos muy claros, sellaremos los puntos de luz. Si no dispones de sos tonos de polvos, sella con uno translucido todo el rostro.

Pasamos a dar profundidad. Usamos un polvo de modelar oscuro y sin brillo. Lo aplicaremos en las zonas de bajo relieve del rostro: contorno del cabello, sienes, por debajo del hueso del pómulo, en los laterales de la nariz y en la mandíbula.

Ahora vamos a estructurar el ojo y a corregir su forma. Delinearemos el ojo en su parte inferior con lápiz negro creando una línea más bien gruesa y la difuminaremos. Rellenaremos también la línea de agua con el lápiz negro. A mi me gusta rellenar la superior y la inferior, porque hace el maquillaje mejor acabado. Si te atreves, inténtalo. Notarás la diferencia.

Sellamos la línea inferior de pestañas con una sombra negra estirando ligeramente el delineado dirección la sien. Es importante sellar los lápices, ya que al ser productos grasos, el color tiende a moverse del sitio y emborrona los maquillajes.

Seguimos utilizando el lápiz negro, esta vez, lo vamos a utilizar para rellenar el párpado móvil, respetando el punto de luz del lagrimal, que en él, no pondremos lápiz. Difuminaremos el lápiz degradando hacia arriba y rasgando el ojo en dirección a la sien. La lúnea de pestañas inferior, delimita lasta dónde tiene que llegar el rasgado, nunca podemos bajar de ahí o hacemos el ojo triste y caído.

Sobre el lápiz, hacemos un sellado con sombra negra y volvemos a difuminar rasgando. Es muy importante difuminar el lápiz de forma que no se vean cortes, porque de lo contrario, al sellarlo con la sombra en polvo, estos cortes se hacen fijos y cuestan mucho más de eliminar.

Un truco, difumina con los ojos abiertos y la mirada al frente, así no subirás la sombra más de lo necesario y rasgarás los ojos de una manera mucho más fácil y en la dirección correcta.

Ya hemos terminado con la sombra negra. Vamos a coger ahora una en un marrón intermedio y vamos a perder ese corte entre el negro y la piel todavía un poquitin más. Para ello, con el marrón, pisamos un poco la sombra negra y hacemos que se integren una con la otra.

Ponemos un punto de luz en la zona del lagrimal, justo donde habíamos reservado al principio.

El degradado hacia la ceja lo vamos a terminar poniendo un punto de luz justo en el arco. Si eliges un pigmento tornasolado también queda muy bonito... A mi me gusta que sea mate, pero cada cual, a su gusto, por supuesto. Con la sombra clarita que hayamos escogido, pisamos el marrón y difuminamos corte. Habremos conseguido pasar de un negro intenso hacia un marrón y finalmente perderlo con el tono claro.

Justo sobre las pestañas superiores, trazaremos un delineado para dar mayor intensidad, sin que salga rabillo. Nos ayudará a dar fuerza a la mirada. Aplicamos la máscara de pestañas en zig zag y con esto tenemos terminado el maquillaje del ojo.

Ahora, rellenaremos y peinaremos las cejas, que deben enmarcar muy bien el ojo en este tipo de maquillaje, en el que se lleva mucho protagonismo.

Retocamos con polvo oscuro el contorno del rostro si vemos que es necesario, un poco de rubor rosado en el centro de las mejillas y difuminado hacia los pómulos. Podemos aplicar también sobre el hueso del pómulo un iluminador con para dar luz a la zona.

Delineamos los labios con un perfilador en color rojo, rellenamos con labial del mismo tono y listas.






Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese