Bandelettes, la solución sexy para no rozarte los muslos



No sé para vosotras, pero para mi, llevar pantalones es un suplicio, porque no me gustan nada... pero los llevo siempre. ¿Contradicción pura y dura? Pues sí, pero como para todo, hay un por qué.

No me gustan los pantalones, pero si no me los pongo, sufro mucho porque mis muslos se ronzan entre sí y me hago un daño horrible al ir con falda.

Conclusión, que he optado por dejar de usar faldas, vestidos... y suelo ir enfundada en mis pantalones.

He probado todo lo habido y por haber para intentar solucionar este problema, que quizá a muchos o suene absurdo, pero para mi es un auténtico problema porque las heridas en mi piel atópica, tardan días en curarse.

El caso, es que tras probar como os decía con soluciones del tipo polvos de talco y talco líquido, geles y cremas antirozaduras, ultrahidratación a base de mejunjes preparados, aceite (con las consecuentes manchas en la ropa)... nada de esto me solucionaba el problema.

¿Alguna alternativa eficaz? pues sí...




La opción más eficaz para evitar rozarme si quiero llevar falda, es ponerme debajo un pantalón o una faja... pero la verdad, en mi opinión, pierde todo su encanto. Porque si la gracia es ir en verano con un vestido vaporoso, fresquito y liviano... llevar debajo una faja apretada y calurosamente claustrofóbica le hace perder todo el encanto ¿dónde está la gracia? yo no se la veo.

Pero por enésima vez, quise probar de nuevo si había salido alguna solución mágica que me permitiese llevar faldas o vestidos, que fuese eficaz y que a la vez, no me hiciese asarme de calor cual pollo en el horno. Y así fue como compré mis bandelettes.

Leí que a Eli de Vístete que Vienen Curvas, le iban fenomenal, así que me puse a buscar para comprarme yo también unas.

¿Qué son unas bandelettes? pues son unas bandas de blonda como las que sujetan las medias, pero sin las medias. Como unas ligas muy anchas que se adaptan al contorno de tus muslos.



En su interior, al igual que las bandas de las medias, llevan dos tiritas de silicona que evitan que se te muevan del sitio, aunque para que el ajuste sea perfecto, es imprescindible escoger bien la talla.

Encontré un par de páginas españolas que las venden, pero que las tienen eternamente agotadas. Así, que me metí en la web de Bandelettes y busqué y aluciné y pequé jajajajajajajajaja. 

Señoras y señores, este invento, además de ser efectivo, cosa que he comprobado en mis carnes y nunca mejor dicho, ¡¡es sexy y con glamour!!



Además, hay muchos modelos y colores para poder elegir y tienen una tabla de equivalencia de tallas que como referencia nos viene genial. 

También en youtube he visto algún video en que te explican cómo medirte para dar con tu talla. Yo recomiendo (porque así lo vi en otras chicas y me fue bien a mi) que si dudas entre una talla y otra, elijas la más pequeña de las dos.


Yo escogí mis bandalettes de color caramelo, porque me pareció que para prendas claritas, quedarían más disimuladas con mi piel que unas de color negro. Además, este modelo en concreto estaba de oferta, por lo que el par me salió por 11 euros con gastos de envío incluidos, lo encontré baratísimo. Además, se puede pagar con Paypal. En las páginas españolas que las llegué a encontrar a la venta, estaban a 16 euros más gastos de envío y agotadas siempre.



Desde que hice mi pedido, hasta que me llegaron pasaron unos diez días, por lo que no me parece excesivo tiempo de espera. Además, desde la web, en cada cambio que se produce en el estado de tu pedido, te envían una notificación al correo electrónico y en todo momento estás informada. Me parece un servicio excelente el que dan.

Mi experiencia ha sido buena, pero como dicen que el modelo liso es todavía más eficaz, me lo pienso coger para probarlo también en cuanto lo vuelvan a tener en stock. 


Este modelo incluso, lo comercializan como unisex y es que ellos, también tienen derecho a rozarse los muslos.



¿Habías oído hablar de las Bandelettes  o de otros productos similares?




 

Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese