Prolonga tu manicura permanente



Hoy vengo a daros algunos truquitos sobre manicuras permanentes. Básicamente para que las podáis lucir perfectas durante más tiempo, pero también para que podáis darles un toque distinto durante el tiempo que las llevéis hechas.

Vamos a ver qué podemos hacer antes del esmaltado, durante el esmaltado,  después del esmaltado e incluso entre esmaltados para lucir unas uñas preciosas, cuidadas y sin tener que invertir en ello un montón tiempo a la semana.

¿Empezamos?




Antes del esmaltado

Para que tu manicura permanente permanezca bien adherida a tu uña y no tengas levantamientos del esmalte, es importante trabajar bien la base de la uña para eliminar la grasita natural y todas las pielecitas que rodean a la cutícula. 

Esto puedes hacer lo distintas maneras, pero a mi, las que mejor me funcionan son:

- Aplicar un deshidratador de uñas, pero si lo usas habitualmente a la larga te las reseca y las uñas se parten con facilidad.

- Utilizar un primer o un promotor de adhesión, si puedes elegir, escoge uno que no lleve ácidos.

-Limar la superficie de la uña con mucho cuidado de no excederte para no lastimar tu uña ni debilitarla en exceso. 

-Usar un stick de vídrio (dejará muy limpia la zona de alrededor de las cutículas y se hace la manicura en un momento sin que la uña sufra)


Si ves que tus uñas son muy grasas y que este es el motivo del levantamiento de tus manicuras, puedes combinar  alguna de las opciones de arriba. Este es mi caso, ya que mis uñas son muy grasas y lo que hago es utilizar el stick de vídrio y aplicar un primer sin ácido. Es la opción menos agresiva con mis uñas y la que mejor resultado me da.









Durante el esmaltado

- Para evitar posteriores levantamientos, trabaja las capas de producto muy finas, así, además de ahorrar producto y de evitar que se te arruguen al secar en lámpara, también evitas levantamientos por desbordamiento de producto sobre las cutículas.

- Es muy importante evitar que el producto toque la piel de la cutículas, porque esto provocará que tus esmaltados salten y tu manicura dure mucho menos tiempo.

- Hay que sellar muy bien el borde libre con cada una de las capas de producto que apliques para evitar que por ahí empiecen los levantamientos.








Después del esmaltado

- En la medida de lo posible, no toques tu esmaltado. Nuestro dedos siempre tienen grasita y suciedad que si las hacemos penetrar en los bordes de nuestro esmaltado pueden hacer que se levante.

-Nunca arranques el esmalte de la uña. Si ves que por alguna causa, se levanta de algún sitio, séllalo con un top coat y deja estar esa uña hasta que puedas repararla. Si arrancas el esmaltado, inevitablemente, arrancas también las capas más superficiales de tu uña, debilitándola mucho y arriesgándote a dañarla.

-No limar las uñas después de esmaltarlas porque rompemos el sellado y favorecemos los levantamientos.

- Si eres de las afortunadas que saber trabajar con guantes, esto también alargará la vida de tus manicuras. Aunque en mi caso, sin ir más lejos, yo no consigo hacerlo.

- Mantén tus cutículas muy bien hidratadas, esto hará que no se te levanten pielecitas y evitarás llevarte las uñas a la boca y con ello reducirás también el levantamiento del esmalte considerablemente.







Entre esmaltados

Muchas veces, cuidando el esmaltado entre manicuras, podemos alargar la vida del esmaltado y prolongar así el tiempo entre una manicura y otra.

- Podemos utilizar encima del esmalte permanente, un esmalte convencional del mismo tono. Puedes ver que Vinilux ha sacado muchos tonos que se repiten con sus famosos Shellac. Esto hará que puedas distanciar el tiempo entre manicuras si te las haces en casa o visitar el salón una semana más tarde.

- Hacer unas lunas en un color que contraste con nuestra manicura y realizar una francesa invertida. Este consejo lo vi en el facebook de Beter y me pareció una idea muy buena. Queda muy bonita y nos salva la manicura para una semanita más.

- También puedes con un esmalte de purpurina, hacer un degradado desde la cuticula hacia abajo.









Estampación 

Muchas de vosotras me soléis decir que os aburrís de llevar las uñas del mismo color durante tantos días, os propongo una cosa, estampad vuestras uñas

Yo antes, solía encapsular los estampados bajo el brillo de acabado de mis esmaltado permanente, pero últimamente no lo hago así y os explico ahora por qué.

Una vez termino de esmaltar mis uñas y las curo por última vez, las limpio y ya tengo mi esmaltado permanente listo. Entonces, elijo el nailart que quiero hacerme con mis esmaltes de estampado y con las placas. Acabado es estampado, sello con mi top coat y lista!

Esta, es una alternativa perfecta si todavía no tienes mucho dominio con el manejo del sellos y temes arruinar el trabajo de mucho rato. Con los esmaltes permanentes, puedes quitar la estampación con un quitaesmalte sin acetona y tus uñas volverán a estar perfectas y esperando un nuevo intento.

También, tener la posibilidad de ir cambiando de estampado a lo largo del tiempo que mantienes tu manicura permanente, te da posibilidad de ir haciendo nuevas combinaciones y lucir manicuras diferentes sin cambiar la base de color ¿no es estupendo?





Y hasta aquí la entrada de hoy ¿cuáles son tus trucos para alargar el tiempo entre manicuras?


Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese