Uñas acrílicas



Hoy me he decidido a hablaros sobre uñas acrílicas, porque en las últimas semanas he recibido varias peticiones sobre este tema con personas que tienen dudas sobre dónde y qué comprar o problemas de levantamientos.

Antes de empezar, deciros que en su día, yo hice formación en construcción de uñas, si bien, no me dedico habitualmente a ello, por lo que no estoy muy al día en las novedades que van saliendo, porque con el material que tengo, me voy apañando cuando lo necesito.

También, si tengo que decantarme por acrilico o por gel, personalmente prefiero el gel, pero lo cierto es que con cualquiera de las dos técnicas, puedes construir unas uñas preciosas.

En el blog hay varias entradas sobre uñas acrílicas, os dejo aquí el enlace a las distintas entradas por si os apetece darles un vistazo.

Pero vamos a empezar la entrada de hoy con un tema muy importante, el material con el que vamos a trabajar. 


Esta semana, una chica me comentaba por email, que compró un monómero (el líquido que se utiliza para la mezcla) en una tienda china y que nota como las uñas se le levantan y le amarillean.

A ver, yo misma compro algunas cosas a Aliexpress o a Buyincoins y páginas similares, pero no suelo adquirir cosméticos en este tipo de páginas porque no tengo seguridad de los controles de calidad o de sanidad que van a pasar estos cosméticos. Oye que a lo mejor resulta que son productos buenísimos, pero en paises como china, los estándares de calidad y los controles de sanidad, son muy distintos a los estándares que se requieren aquí en Europa. por tanto, si se trata de ahorrar dinero, prefiero hacer mis compras de este tipo de cosas en otras páginas que me den unos mínimos.

En cuestiones de uñas, yo suelo comprar bastante a nded. Es una web alemana que tiene muy buenos precios y sus productos me parecen de calidad. Quizá no sean los mejores del mercado, pero guardan una excelente relación calidad/precio.

A ellos les he comprado a lo largo de los años, geles de construcción, de colores, monofásicos, monómero y acrílicos de colores y neutros, esmaltes permanentes, disolventes y todo tipo de chuches para la decoración de las uñas. Siempre he quedado contenta con el trato recibido y con los productos en cuestión.  

Por tanto, en este sentido, como os digo, prefiero no jugármela y voy a lo seguro.

Una vez hemos elegido el material con el que vamos a trabajar, es muy importante la preparación de las uñas. Así es como las preparo para un esmaltado permanente, pero para una construcción, necesitamos ir un poco más allá, ya que el material se ha de adherir a la uña y es más denso y pesado que un esmalte.


POSIBLES MOTIVOS DE LEVANTAMIENTO

Por ejemplo, en el caso de acrílicos, hay que tener en cuenta que el monómero y el acrílico se encadenan por una reacción química y que por tanto, tenemos mayor posibilidad de que sean compatibles si son de la misma gama de productos que si son de marcas distintas y trabajan con reacctivos distintos. Yo, suelo tenerlo en cuenta, si bien hay gente que esto no obvia... eso queda a tu elección.

Uno de los principales motivos de levantamiento suele ser que la grasa de la uña impide que el material se quede bien enganchado a ella, con lo cual, se levanta porque se despega.

Para retirar la grasa natural de la uña antes de una construcción vamos a utilizar un buen limpiador de uñas, vamos a limar la superficie de la uña (siempre en el mismo sentido para abrir las escamas) y vamos a poner un desengrasante y un promotor de adhesión.

Estos pasos son imprescindibles, no te puedes saltar ninguno si quieres asegurarte que la uña queda bien limpia y correctamente preparada para admitir la construcción encima.

En lo que más solemos fallar, es en el mimado de la lámina ungueal. Te propongo que esmaltes tu uña en un color muy fuerte y que hagas la prueba. lima la superficie como lo haces habitualmente y comprueba si quedan restos de esmalte por las orillas.

También es importante limar siempre en la misma dirección, porque si limamos hacia un lado y hacia otro, abrimos la cutícula en una pasada y en la siguiente la cerramos, es perder el tiempo y debilitar la uña innecesariamente.

Muchas veces no nos damos cuenta, pero con las uñas perfectamente desengrasadas, nos tocamos el pelo, la cara... y sin querer, volvemos a engrasarlas. Vigila este unto porque tira por tierra todo tu trabajo.

Una vez preparada la uña vamos a proceder a la construcción. Aquí, trabaja con el material que sea de tu elección y deja volar tu imaginación.

Una vez construida la uña, no podemos olvidarnos de una paso muy importante de cara a que no haya levantamientos: el sellado del material.

Con ayuda de un torno o de una lima, remataremos bien alrededor de las cutículas para que el material no se nos levante por ahí después y procedemos a aplicar el brillo finalizador sellando también el borde libre.

Es muy importante que el material no nos toque el área de cutícula, ya que esto también favorece el levantamiento de las uñas. Cuidaremos de dejar un milímetro entre la piel y el acrílico o el gel.



Espero que esta entrada haya puesto un poco de luz a esas dudas que me plateabais.




Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese