Maquillarse o no maquillarse ¿es esa la cuestión?


Aunque pueda parecer un poco raro encontrar una entrada como esta precisamente en un blog escrito por una maquilladora profesional, hoy quiero dejaros unas reflexiones sobre este tema y que todas pensemos un poco.

Hay mucha gente que dice no maquillarse por falta de tiempo... que no les apetece levantarse diez minutos antes sólo para salir maquilladas a la calle, gente a quienes no les compensa ese pequeño esfuerzo. 

Hay también mucha gente que llevan en su piel capa sobre capa y que sin corrector, base de maquillaje, sombras de ojos, máscara de pestañas, colorete, contorno, iluminador y labial no son capaces de atravesar la puerta de su casa para salir a por el pan.

Me encuentro con algunas amigas y clientas que me dicen que habitualmente no se suelen maquillar porque si algún día no se maquillan, todo el mundo les pregunta que si están enfermas. "Yo prefiero verme guapa el día que tengo algo especial" decía no hace mucho Cristina mientras la maquillaba para ir a un evento familiar.

También están aquellas que prefieren ir monas todos los días en vez de parecer enfermas cada vez que salen a la calle. Y si algún día tienen un algo especial, ese día se esmeran un poquito más.

¿En qué grupo estás tú? Yo lo tengo como bastante claro...

Si te soy sincera, yo soy de las que la mayor parte de mis días, salgo a cara lavada y con un poco de máscara de pestañas y poco más. Pero reconozco, que cuando me pongo... ¡me pongo!! y entonces ese día salgo a la calle pintada como una puerta. Sí, es lo que tiene ser maquilladora... que nos gusta mucho el trabajo de transformación jajajajajajajajaja


Maticemos...

En mi día a día soy mamá, me muevo entre cole, parques, casa, recados... para estas actividades, suelo llevar poco más que la hidratante, el protector solar y máscara de pestañas.

Pero mi día a día también se compone de maquillajes sociales, cursos de automaquillaje, sesiones de belleza, tratamientos estéticos, manicuras, novias, eventos profesionales, terapias... y para estas actividades, suelo ir maquillada siempre. A decir verdad, MUY maquillada.

Soy del parecer, que cada situación tiene que ir acompasada en un todo... A nadie se le ocurre presentarse a una boda con zapatillas y ropa de deporte, por ejemplo... ¿por qué ir entonces al gimnasio maquillada y con tacones? No lo veo necesario ni recomendable, la verdad.

Pero claro, a veces es muy complicado el tema de horarios, ya que solemos acudir al gimnasio en nuestros tiempos de descanso del trabajo o cuando acabamos nuestra jornada laboral... 

Si utilizamos buenos productos, yo siempre digo lo mismo, la piel no la estropea lo que nos ponemos, sino lo que no nos quitamos... Pero hay que cumplir la premisa, tenemos que utilizar buenos productos y adecuados a nuestro tipo de piel.

Yo creo, que en general, quienes solemos maquillarnos, tendemos a recargar la piel con demasiado producto. Voy  generalizar, con vuestro permiso. Y es que a veces, veo chicas jovencitas, con pieles preciosas que se empeñan en llevar dos dedos de maquillaje que no les favorece en absoluto.

O veo pieles asfixiadas, acneicas que debiesen estar extemando sus cuidados y se maquillan con productos del chino de la esquina y que culpan a su genética de lo que su mala elección ha estropeado.

Señoras, hoy en día, hay productos de muy buena relación-calidad precio que al mismo tiempo que nos permiten lucir palmito y vernos maquilladas e impolutas, cuidan y protegen nuestra piel.


Nunca he entendido aquello de "yo para diario uso la base de maquillaje mala y para el fin de semana me pongo la buena". Pues no puedo estar más en desacuerdo con esta filosofía ¿Por qué? pues precisamente porque la base de maquillaje es el producto que está en contacto directo con tu piel y que la recubre durante varias horas al día ¿No debería ser esto motivo suficiente para buscar una de calidad? Si tu economia no es bollante, no te compres la base ultracara para dos días a la semana, porque te recuerdo, que las bases de maquillaje tienen una caducidad corta y que posiblemente la tengas que terminar tirando porque se te estropeará. Si decides invertir mucho dinero en una base de maquillaje, que sea para usarla siempre y amortizarla. Es mi opinión.

Repito, hay bases de muy buena calidad y a precios más que razonables, que te permitirán cuidar tu piel sin necesidad de invertir una barbaridad en ellas y sin tener que recurrir a las bases de bazar.


Y esos correctores que parecen cemento armado, aplicados a pegotes porque no hay quien los extienda... eso no favorece en absoluto... elige un corrector que puedas trabajar cómodamente. Y si tu ojera es muy marcada, mi experiencia me dice que es preferible lucir algo de ojera con dignidad que lucir dos dedos de masilla bajo los ojos... cosa que hace que todo el mundo se fije en tus ojeras.

Compra buenas sombras de ojos, que pigmenten como dios manda, que se adhieran bien a tu párpado y no se pierdan por el camino de la paleta a tu ojo o durante la jornada. Realmente, merece más la pena tener cuatro buenas que tener ocho malas.



¿Y las máscaras de pestañas? Hay chicas que las veo y me dan ganas de ofrecerles un algodón con desmaquillador para que se quiten esa ristra de hormiguitas negras que les pasean por las ojeras de panda... ¿Realmente eso compensa? Yo opino que no, en el mercado hay muy buenas máscaras de pestañas por 10 euros y que no son de bazares...

No compres por comprar. Si algo realmente no te enamora, no te lo lleves sólo porque cuesta muy barato. Reserva ese dinero para otra ocasión y libera tus cajones. Este consejo sirve para potis, pero también para ropa, zapatos,  libros... 


En fin, que creo que ya me habéis entendido... No se trata de coleccionar productos, sino de invertir en ellos y tener productos de calidad (cada una, hasta donde permitan sus posibilidades) pero sin caer en el chinorrismo, que más que hacernos ver guapas, nos estropea la salud y la imagen. El cuerpo hay que cuidarlo desde dentro hacia fuera, pero cuidemos de que lo que nos ponemos por fuera, no nos estropee por dentro.

Por otro lado, estamos hartas de ver los antes y los después de las famosas y llevarnos las manos a la cabeza cuando las vemos con las caras lavadas. ¿Realmente veis monstruos? Yo sólo veo chicas normales y corrientes... como tú, como yo... Más o menos agraciadas, pero por su genética, no por el maquillaje que lleven puesto.






Conforme nos hacemos mayores, nuestra escala de valores va variando. Cuando somos más jovencitas, suspiramos por vernos adultas y siempre perfectamente maquilladas y peinadas. Cuando llegamos a determinadas edades, nos preocupan más otras cosas como el estado de salud de nuestra piel o la protección solar... para seguir viéndonos guapas cuando seamos abuelitas.



Sea como sea, limpia e hidrata tu piel cada mañana y cada noche. Bebe agua suficiente, come sano y haz ejercicio a diario. Realmente, tu belleza está en tu interior, cuida de ella.

Las mujeres queremos vernos guapas, sentirnos guapas, ser guapas... y lo mejor de todo ¡lo somos! porque somos personas, no maquillaje y peinados. Si bien, maquilladas seguimos siendo nosotras mismas y no hay que decir no a darse el gustazo de transformarnos a nuestro gusto y antojo... Si algo tiene el maquillaje es que es un arte tan bonito como efímero y nos permite experimentar y cambiar frecuentemente.





¿Te maquillas a diario? ¿qué productos utilizas?


Image and video hosting by TinyPic


Quizá te interese