Rutina facial para una piel perfecta


Una de las entradas más pedidas en el blog, es la de la rutina facial para que nuestras pieles luzcan perfectas... Esta entrada es un poco complicada de hacer, ya que hay tantas pieles como personas.

No requiere los mismos productos una piel sensible mixta o grasa que una piel sensible seca. O no es igual una piel mixta con poros muy dilatados que una piel mixta con los poros poco abiertos. Hay pieles secas con descamaciones, con tiranteces... pieles grasas con comedones, con brillos... 

Cada persona, necesita encontrar su propia rutina, que no será siempre la misma, porque la piel es un órgano vivo y va cambiando sus necesidades a lo largo de toda su vida.

Tenemos la falsa creencia de que cuando utilizamos un producto, nuestro cuerpo se acostumbra y por eso deja de hacernos efecto. Lo cierto es que no es así... Os explico lo que sucede...

Imaginamos una piel deshidratada, seca y con problemas de manchas... por ejemplo... Dado este tipo de piel, buscamos una rutina con una serie de productos que nos sirvan para paliar estas carencias que tiene. Tendremos que dar a esta piel mucha agua para lugar contra su deshidratación. Deberemos darle también un buen aporte de lípidos para nutrir esta sequedad y por último, trataremos las manchas. 

Vamos a imaginar que utilizamos un tratamiento durante un tiempo y ¿qué conseguimos? Pues esta piel estará hidratada, menos seca y sus manchas poco a poco se irán atenuando. ¿Lógico, verdad? hemos tratado los problemas de esta piel y los hemos ido solucionando. Pero notamos como poco a poco, esta piel que ya no está tan seca, no requiere de una crema tan rica y decimos que la piel se ha acostumbrado y no nos va bien. Lo que realmente ha sucedido, es que la carencia se ha visto cubierta y ha dejado paso a ver una nueva problemática en la piel, que debe pasar a ser la nueva prioridad.

Por lo tanto, las pieles no se acostumbran a los tratamientos, sino que los hacen suyos y cambian sus características tras usarlos.


Lo que sí que sirve para todas, son los pasos a seguir para cuidar nuestra piel y además, no son tantos ni son complicados. ¿Vamos con ellos?



A DIARIO

Limpia tu piel

Es lo principal. Si solamente puedes hacer una cosa con tu piel que esa cosa sea limpiarla. No me canso de decirlo, la piel no se estropea por lo que le ponemos, sino por lo que no le quitamos.

Podemos utilizar los mejores tratamientos, los mejores maquillajes... si nuestra piel no es debidamente limpiada mañana y noche, se estropeará.

Por tanto, limpia cada día tu piel, independientemente de que la maquilles o no, porque aunque no uses maquillaje, la suciedad ambiental y la que nuestra propia piel segrega, no la podemos evitar, y es suciedad al fin y al cabo.

En esta entrada os explicaba la diferencia entre limpiar y desmaquillar el rostro, por si os apetece darle un vistazo y refrescar la memoria.



Hidrata tu piel

Tan simple como eso... agua, nuestra piel necesita mucha agua. Y no nos sirve solamente la que bebemos, sino que el agua la debemos aportar también a modo de cremas y emulsiones que además de aportar agua, impidan que el agua que ya tenemos dentro, se fugue, por decirlo de alguna manera.

Cuanto mayor sea la facilidad de tu piel de mantener el agua, menos lípidos necesitará para fijarla y más ligeros podrán ser los productos que utilices.




Protege tu piel

No es lo mismo ir de compras por la ciudad, que ir a pasear al campo, que ir a pasar el día a la playa...  por tanto, igual que vestimos nuestro cuerpo y nos calzamos de manera adecuada, tenemos que tener en cuenta que nuestra piel debe ir también protegida para la ocasión.




SEMANALMENTE

Una vez a la semana, dedica un ratito a cuidar tu piel de una manera más detallada. Tras una buena higiene, puedes exfoliar suavemente tu piel y  luego aplicar una mascarilla en rostro cuello y escote. 

Exfoliante
De entrada, lo recomiendo una vez a la semana, pero siempre manda nuestra piel. Si tienes la piel gruesa, apagada y mate, quizá puedas necesitar exfoliar tu rostro un par de veces en semana. Si por el contrario tu piel es muy sensible, quizá una vez cada diez días sea lo más adecuado... 

Mascarilla
No necesariamente la misma mascarilla para todo, porque hay que tener en cuenta las necesidades de la piel de cada zona. Muy posiblemente la zona T tenga unas necesidades distintas a la piel del escote, por ejemplo...




SEMESTRALMENTE

Un par de veces al año, ponte en manos de un profesional para que haga una limpieza profunda a tu rostro y te realice un tratamiento más profundo que aporte a tu piel, minerales, vitaminas y todo lo que necesita para su correcta conservación.




Otro día, por si os es de utilidad, os haré una entrada con una selección de productos que a mi me funcionan y con truquitos para mejorar vuestra piel.


Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese