Como cuidar tu cabello para lucir melena sana



Muchas sois las que a diario me decís lo bonita que se ve mi melena y que cual es mi secreto. Os voy a ser sincera, no tengo secretos (no al menos sobre este tema).

Hoy os voy a explicar cuales son mis trucos para que la melena me crezca sana, brillante y luzca bonita.

La primero que debemos tener en cuenta, es que el cabello para poder estar sano, tiene que cuidarse tanto por fuera como por dentro. Por tanto tenemos que llevar una alimentación sana y variada que mantenga el equilibrio entre todos sus nutrientes. Y agua, hemos de beber mucha agua... piensa que el cuerpo humano se compone en un alto porcentaje de ella.

Partiendo de esta premisa, seguiremos unos cuantos consejos, muy básicos también todos ellos, pero  también muy efectivos.

Es importante elegir bien los productos para nuestro tipo de cabello. Ya que no todos los cabellos son iguales, sus necesidades no se pueden cubrir con los mismos productos. Puede parecer una obviedad, pero mucha gente no escoge bien su rutina capilar por no saber.


Yo suelo huir de los champús, acondicionadores y mascarillas de supermercado. ¿Por qué? pues porque en contra de lo que puede parece, salen caros y no son ricos en activos. Encontramos marcas especializadas que por precios muy similares a los de los supermercados, nos ofrecen una amplia gama de productos de gran calidad. No dudes en preguntar en tu peluquería habitual o si lo prefieres, acércate directamente a una tienda especializada y déjate asesorar por un buen profesional. Piensa, que este tipo de productos, van a ser la "alimentación" vía externa de tu cabello. Dale nutrientes ricos y de calidad.



Al igual que con el cuidado de la piel, con el cabello tampoco vamos a necesitar doscientos productos, pero si que tenemos que tener unos básicos:

Champú
Elígelo para tu tipo de cabello y preferentemente sin sal, especialmente si llevas el cabello teñido o te has realizado un tratamiento de queratina. La sal en los champús, estropea mucho el cabello. Utiliza el champú emulsionándolo siempre entre tus manos en vez de aplicarlo directamente sobre tu cuero cabelludo, notarás la diferencia en cuanto a efectividad y sobre todo, gastarás mucho menos producto.

Acondicionador
Utiliza uno liviano, que sientas que no apelmaza tu cabello ni le aporta excesivo peso para que no te haga perder volumen. Aplícalo solamente de medios a puntas para evitar que se engrase tu raíz y que el cabello aguante limpio más tiempo.

Mascarilla
No es necesario que la utilices en cada lavado, pero acostúmbrate a ponértela una vez a la semana. Busca una adecuada a tus necesidades. Hay una amplia gama de productos en el mercado, no te conformes con las clásicas si ves que tu cabello necesita otra cosa. Hidratar, nutrir, desencrespar, exfoliar, reparar... ¡hay mascarillas capilares para todo! Aquí te dejo un tutorial de cómo aplicar la mascarilla correctamente.





Desenredar y peinar

Bien, ya tenemos el cabello limpio ¿qué hacemos ahora? Lo envolvemos en una toalla para retirar el exceso de agua y vamos a desenredarlo. Este paso es MUY importante, ya que el cabello al mojarlo se vuelve más frágil y vulnerable todavía.En cualquier caso, en mojado cuanto menos manipulemos el cabello, mejor.

Si no has utilizado una crema acondicionadora, puedes aplicarte una crema de peinado, pero no es necesario que te pongas las dos cosas ya que ambas sirven prácticamente para lo mismo.

Es importante empezar a desenredar el cabello desde las puntas hacia arriba y no al contrario. Cuando desenredamos la punta, es fácil ir subiendo por el mechón sin dañar el cabello. Si intentamos desenredar desde la raíz hacia la punta, nuestro cabello sufrirá y posiblemente se partirá debido a la tensión ejercida. 

Una vez desenredado tu cabello, debe estar seco antes de peinarlo. esto es importante por lo que decíamos antes de que el cabello mojado se debilita.


Peines y cepillos

Igual que elegimos el champú adecuado o la mascarilla que mejor va a nuestro tipo de cabello, a la hora de escoger nuestros peines y cepillos, esto tenemos que tenerlo también en cuenta. No es lo mismo peinar un cabello corto y fino que un cabello grueso y encrespado, o uno liso o uno rizado... 

Opta por peines de púa fina o por cepillos de cerdas finas si tu cabello es fino y lacio. Para cabellos gruesos, opta por cepillos de cerdas gruesas para que agarren bien tu cabello y lo peinen debidamente. Para cabellos rizados, lo mejor son los peines de púas anchas y separadas, esto hará que no se abran tus rizos.

Evita el plástico, tiende a crear electricidad estática que encrespara tu cabello y creará entorno a tu melena un aura de pelillos tiesos.



Herramientas de calor

Es básico tener unas buenas herramientas si decidimos trabajar nuestro cabello y estilizarlo con calor. Secadores, planchas, rizadores, tenacillas... trabajan a altas temperaturas y si no protegemos bien nuestro cabello con un buen protector térmico, podemos dañarlo gravemente.

Elige herramientas de buena calidad, utiliza siempre un protector térmico, no des dos pasadas seguidas sobre un mismo mechón y sobre todo y MUY importante, nunca utilices tus herramientas de calor sobre el cabello mojado (salvo el secador, claro). Si tu pelo no está completamente seco cuando utilices la plancha o los rizadores, corres el riesgo de quemarlo y entonces tu única alternativa será la tan temida tijera.




Cortar

Y de tanto en tanto, es importante cortar el cabello. No hace falta que sea ni mucho ni poco si tenemos la melena cuidada y en condiciones, pero lo justo para que recobremos la forma del corte y para sanear nuestras puntas.

No te empeñes a toda costa en no cortar tu cabello si no necesita sólo por el hecho de dejartelo crecer. es preferible una melena algo más corta que una melena estropeada.




Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese