Como elegir un sujetador deportivo


Hoy vengo a hablaros de un gran aliado que acaba de entrar en mi vida, el sujetador deportivo para correr. Pero ¿cómo elegir un sujetador de este tipo?

Como ya os contaba en esta entrada, he comenzado a correr hace poquito y jamás hubiese pensado que tendría que tener en cuenta tantas cosas a la hora de empezar...

Bueno, a decir verdad no es que sean tantas cosas, pero lo cierto es que no había reparado en ellas. Para mi todo se resumía en calzarme unas bambas, salir a la calle y poco más.

Como os explicaba, empecé haciendo CACOS, palabra que viene de CAminar y COrrer, ya que esta técnica combina ciclos de ambas especialidades. Poco a poco los tramos de CAminar se hacen más cortos e intensos y los de COrrer se van alargando. Así, casi sin darnos cuenta, pasamos de ser incapaces de correr a poder aguantar unas carreras y más adelante correr sin problema.

Pues bien, llegó el momento de salir a correr: mis zapatillas preparadas y yo dispuesta... pero al primer tramo de correr ya me di cuenta de que algo no iba bien... y no me refiero a que estuviese cansada, que mis músculos no rindiesen o que me ahogase... no. Es que mis pechos (que son bastante grandes) dijeron que el sujetador deportivo que yo llevaba puesto no era suficiente para hacerles permanecer en su sitio.

Y segura que todas sabéis por propia experiencia lo molesto que resulta... así que al volver a casa empezó mi master sobre ¿como elegir un sujetador deportivo para correr?

Antes de empezar con la elección del sujetador propiamente dicha, vamos a ver cómo es un pecho femenino.


El músculo pectoral (mayor y menor)se encuentra situado por detrás de la mama propiamente dicha. Por tanto la sujeción del pecho se realiza básicamente por la piel que le envuelve y por el tejido ligamentoso. Estos ligamentos, con la edad y con el desgaste se van estirando haciendo que el pecho se nos descuelgue y se nos vea caído.

Por tanto, elegir un sujetador adecuado al tipo de impacto que generará el ejercicio físico que vamos a realizar,es una cuestión de salud y no solamente de estética o de comodidad (que también).No necesitaremos el mismo tipo de sujeción para hacer yoga, que para ir en bici o para correr. Cuanto mayor sea el impacto de la actividad, más firme ha de ser nuestro nivel de sujeción.

También tenemos que tener en cuenta el volumen del pecho, ya que para determinados volúmenes con comprimir la mama hacia la caja torácica es suficiente para limitar su movimiento, pero para pechos grandes interesa más un sujetador que envuelva cada mama y te la sujete en copas individuales.

Para elegir bien nuestro sujetador, vamos a tener que coger una cinta métrica y vamos tomar dos medidas básicas:

1 busto 
tórax




La medida número uno, la del tórax, es la que determinará tu talla de sujetador (esta será un número) y la medida dos, la del busto, es la que determinará el tamaño de tu copa (esta será una letra).

Para saber tu talla(el número) tomarás la medida justo por debajo de tu pecho y a esa cifra le tienes que sumas 15. Por ejemplo imagina que tu contorno de tórax sean 80 cm, tu talla de sujetador sería la  95.

80 +15=95

Ahora vamos a medir el contorno de busto. A esta cifra, imaginamos que es 100 cm, le vamos a restar los centímetros que tenemos de tórax. Siguiendo el ejemplo sería:

100 -80 =20

Si la diferencia entre estas dos medidas es inferior a 12, nuestra copa será A y por cada tres centímetros más de diferencia, sumamos una letra. En el caso del ejemplo tendríamos una copa C o D dependiendo del fabricante del sujetador (por eso es muy importante probarse la prenda)

12 o menos  copa A
15  copa B
18  copa C
21  copa D
24  copa E
27  copa F
30  copa G


Para copas A y B lo más adecuado para sujetar es la compresión hacia el torax. A partir de la copa C en adelante, se aconseja que la sujeción sea envolviendo cada pecho por separado. Esto hará que te sientas más segura y más cómoda.

A pesar de medirte, no renuncies a probarte el sujetador antes de adquirirlo, porque hay otros factores que tienes que tener en cuenta como el tipo de cierre, los tirantes, el tejido, las costuras... debes ir cómoda.


Los tirantes anchos, son ideales para personas con la copa grande ya que además de no clavarse, reparten el peso y mejoran la sujeción ganando comodidad.

Existen distintos tipos de cierres que van desde los clásicos corchetes hasta las cremalleras y pueden ir delante en el pecho o detrás en la espalda. Personalmente los de cierre delantero me resultan más incómodos, será falta de costumbre, pero no me gustan demasiado.




Los sujetadores con espalda tipo nadador o con los tirantes cruzados, son los que considero más cómodos y adecuados para mi tipo de pecho, ya que me permiten libertad de movimientos y una sujeción máxima. Pero ya se sabe, que sobre gustos no hay nada escrito, así que te aconsejo una vez más que antes de comprar tu sujetador deportivo, te lo pruebes y notes que se ajusta a ti y a tus necesidades.



Si te has quedado con ganas de saber más sobre sujetadores que no sean específicos para hacer deporte, te recomiendo que pases por el blog de Lady Panda que tiene una entrada muy buena sobre este tema.

Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese