Aceite Márula, el autobronceador con protección solar 50 de Vita Liberata



Hoy vengo a hablaros de un producto que me hicieron llegar desde Vita Liberata hace ya unas semanas. Aceite Márula, el autobronceador con protección solar 50. Todo un descubrimiento.  Lo empecé a usar el día que me llegó y debo deciros que tras terminarlo, lo he vuelto a reponer aprovechando un descuento de Sephora que tenía.

Así, que os podéis imaginar que me ha gustado, pero vamos a hablar de él con mayor detenimiento. ¿Os parece?


Para comenzar, destaco en este producto que su textura de aceite seco, me encanta porque lo hace de muy fácil aplicación y favorece que se reparta sobre la piel de manera uniforme, cosa que es imprescindible cuando usamos un autobronceador para que el tono también sea uniforme y no nos queden manchas en la piel. Además, la piel queda suave y sin sensación grasa. ¡Es genial!

Por tanto, su textura es un punto a favor importante en mi lista. Más cosas que lo hacen especialmente recomendable, su alto indice de protección frente a los rayos solares. A pesar de ser un autobronceador,puedes utilizarlo también como protector solar debido a su spf50. Esto que a priori puede parecer poco útil,a mi me ha gustado muchísimo ya que es ideal para llevarlo a la playa o la piscina y a la vez que te bronceas y autobronceas, proteges tu piel de los efectos nocivos del sol.

También muy destacable su grado de hidratación sobre la piel.¡la deja sensacional! Todas sabéis que soy una gran enamorada de los aceites secos para la hidratación de mi cuerpo. Habéis podido leer en el blog reseñas sobre el aceite Prodigioso de Nuxe, sobre el Divino de Caudalie o el Photoshop Oil de Ami Iyök que mezclaba con el serum de Clarins para broncear las piernas... La ventaja de este de Vita Liberata es que no necesito mezclarlo con nada para hidratar y broncear a la vez.



En cuanto a su función autobronceadora, os diré que es natural y graduable. Sus resultados se empiezan a ver al cabo de un par de horas de haberlo aplicado, pero su máximo tono lo da al cabo de unas ocho horas.También se elimina de la piel de forma gradual, por lo que no hay miedo de las manchas y cercos al desgastarse. A mi me dura entorno a una semana, aunque no dejo que se acabe de ir antes de reaplicar, así voy manteniendo el tono (yo soy muy blanquita de piel) 

De su composición destaco su alto contenido en Vitamina C que es antioxidante y que sus ingredientes son de origen natural. No contiene en su formulación ni parabenos, ni productos químicos  fuertes, perfumen, alcohol, derivados del petróleo, sulfatos, siliconas ni derivados de origen animal.

El tono que queda en la piel (al menos en la mía) no tiende a naranja, cosa que es muy de agradecer, porque ese tipo de tonos quedan muy artificiales y enseguida se nota quien los usa. Quedan muy artificiales y son poco favorecedores. En cambio, este aceite deja un aspecto bronceado muy natural incluso en pieles claras.


La manera en que más uniforme y bonita queda la piel, es aplicando el aceite sobre la piel seca y previamente exfoliada y sin ningún tipo de crema ni de hidratación. De este modo, el aceite coge por igual por todos lados y se favorece su reparto sobre la piel.

Muy importante,hay que lavarse luego muy bien las manos y ser poco generosas en las zonas más secas como los talones, rodillas, codos...

Por poner alguna pega,es posible que a algunas personas les choque su olor como metálico (que de hecho casi todos los bronceadores llevan) y que al no llevar perfumes, no se camuflan.Para mi, no ha resultado un impedimento, de hecho, prefiero los cosméticos que no llevan perfumes añadidos.

Y por hoy es todo,espero que esta entrada os haya gustado y que me contéis vuestra experiencia con los autobronceadores que soléis utilizar.


Image and video hosting by TinyPic

Quizá te interese