Como cuidar tu cabello para lucir melena sana



Muchas sois las que a diario me decís lo bonita que se ve mi melena y que cual es mi secreto. Os voy a ser sincera, no tengo secretos (no al menos sobre este tema).

Hoy os voy a explicar cuales son mis trucos para que la melena me crezca sana, brillante y luzca bonita.

La primero que debemos tener en cuenta, es que el cabello para poder estar sano, tiene que cuidarse tanto por fuera como por dentro. Por tanto tenemos que llevar una alimentación sana y variada que mantenga el equilibrio entre todos sus nutrientes. Y agua, hemos de beber mucha agua... piensa que el cuerpo humano se compone en un alto porcentaje de ella.

Partiendo de esta premisa, seguiremos unos cuantos consejos, muy básicos también todos ellos, pero  también muy efectivos.

Es importante elegir bien los productos para nuestro tipo de cabello. Ya que no todos los cabellos son iguales, sus necesidades no se pueden cubrir con los mismos productos. Puede parecer una obviedad, pero mucha gente no escoge bien su rutina capilar por no saber.

Mi actual rutina facial



Hoy vengo a hablaros de mi actual rutina facial, que en breve cambiaré porque con el calor, las necesidades de mi piel suelen cambiar, pero hasta entonces, estos son los productos que utilizo y ahora os explico cómo.

Como os contaba en esta entrada no es necesario seguir una rutina complicada para tener la piel perfecta. El truco está en mantener la piel limpia y correctamente hidratada, poco más...

¿Vamos con ello?

Rutina facial para una piel perfecta


Una de las entradas más pedidas en el blog, es la de la rutina facial para que nuestras pieles luzcan perfectas... Esta entrada es un poco complicada de hacer, ya que hay tantas pieles como personas.

No requiere los mismos productos una piel sensible mixta o grasa que una piel sensible seca. O no es igual una piel mixta con poros muy dilatados que una piel mixta con los poros poco abiertos. Hay pieles secas con descamaciones, con tiranteces... pieles grasas con comedones, con brillos... 

Cada persona, necesita encontrar su propia rutina, que no será siempre la misma, porque la piel es un órgano vivo y va cambiando sus necesidades a lo largo de toda su vida.

Tenemos la falsa creencia de que cuando utilizamos un producto, nuestro cuerpo se acostumbra y por eso deja de hacernos efecto. Lo cierto es que no es así... Os explico lo que sucede...

Imaginamos una piel deshidratada, seca y con problemas de manchas... por ejemplo... Dado este tipo de piel, buscamos una rutina con una serie de productos que nos sirvan para paliar estas carencias que tiene. Tendremos que dar a esta piel mucha agua para lugar contra su deshidratación. Deberemos darle también un buen aporte de lípidos para nutrir esta sequedad y por último, trataremos las manchas. 

Vamos a imaginar que utilizamos un tratamiento durante un tiempo y ¿qué conseguimos? Pues esta piel estará hidratada, menos seca y sus manchas poco a poco se irán atenuando. ¿Lógico, verdad? hemos tratado los problemas de esta piel y los hemos ido solucionando. Pero notamos como poco a poco, esta piel que ya no está tan seca, no requiere de una crema tan rica y decimos que la piel se ha acostumbrado y no nos va bien. Lo que realmente ha sucedido, es que la carencia se ha visto cubierta y ha dejado paso a ver una nueva problemática en la piel, que debe pasar a ser la nueva prioridad.

Por lo tanto, las pieles no se acostumbran a los tratamientos, sino que los hacen suyos y cambian sus características tras usarlos.


Lo que sí que sirve para todas, son los pasos a seguir para cuidar nuestra piel y además, no son tantos ni son complicados. ¿Vamos con ellos?


Quizá te interese